Sudáfrica: “los precios de la Valencia son de los mejores que he visto”

Es una temporada dura, según Hannes de Waal, director gerente de Sundays River Valley Citrus Company (SRCC), con sede en Kirkwood, Cabo Oriental, pero queda redimida por un único factor: el debilitamiento del tipo de cambio, casi 17 rands frente al euro y 15,22 rands frente al dólar.

“Es una temporada muy complicada, muy difícil, pero la realidad está disfrazada por el tipo de cambio. Es lo que salva al sector citrícola esta temporada. El tipo de cambio frente al dólar nos es de gran ayuda”, afirma. (En enero, el rand se fortaleció hasta menos de 13,50 rands frente al dólar, lo cual contribuyó a las dificultades de la pasada temporada de uva de mesa sudafricana).

Hannes de Waal, director gerente de SRCC, en el centro, con Nokwanele Mzamo, gerente general de Luthando Farm, a la derecha, entre trabajadores de la planta de envasado de Kirkwood

“Los precios de la Valencia son de los mejores que he visto”

Las Valencia son lo más destacado, en especial para los productores del Cabo Occidental y Oriental. En Letsitele, la sequía ha provocado una caída de los volúmenes (estimada en alrededor de un 20% por los productores del norte).

En SRCC, el cuajado de la fruta ha sido medio con una distribución media de calibres (72, 64, 88), además de algunos más pequeños 105 y 125, y los mercados europeos y de Oriente Medio están pagando precios muy buenos por las Valencia más pequeñas en estos momentos.

“Son uno de los precios más altos que he visto nunca para las Valencia, y se debe simplemente a la oferta antigua y a la demanda, impulsada por el crecimiento de la categoría de elaboración de zumos en la tienda, de ahí la necesidad de fruta más pequeña”, explica Hannes. “Europa y Oriente Medio compiten mano a mano por el suministro de naranjas para zumo”.

Los precios del limón caen un 20-30% interanual

Hannes está muy preocupado por las perspectivas de participantes tardíos en la categoría de limón, particularmente procedentes de otros sectores, como en el Cabo Occidental, donde los viticultores reemplazan los viñedos con limones.

“La producción mundial ha crecido tremendamente. Este es nuestro negocio y sabíamos que pasaría, pero hay algunas realidades duras y una de ellas es que si no estás ya en el sector citrícola, tienes que pensártelo muy bien antes de plantar limoneros. Esa ventana se ha cerrado”.

“De un año a otro, los precios del limón han bajado un 20-30%”, continúa. “En Europa, vemos precios de un 15 a un 30% más bajos; en Oriente Medio, los precios son de un 10 a un 25% más bajos que el año pasado”.

La distribución de calibres de los limones ha sido muy buena, salvo por el descenso en el tercer cuajado, que es un poco preocupante.

“Ha sido una primavera seca. Si no caen 5 o 10 mm en octubre, notaremos el efecto la temporada que viene”.

En mandarinas, los precios caen de un 5 a un 10% interanual, pues el crecimiento previsto de los volúmenes empieza a manifestarse. “El mercado de la mandarina está cambiando y el crecimiento de los soft citrus es muy claro”.

El cambio muy tardío al hemisferio sur acorta la ventana

La temporada temprana de Navel ha sido un periodo difícil. “El mercado mayorista de Europa ya no es un mercado fácil. Los precios medios de la Valencia egipcia son similares a los precios nacionales de Sudáfrica, porque sus costes de transporte son muy bajos. No ha sido una mala temporada, pero hasta alrededor de la semana 24 no fue buena realmente”.

Como de costumbre, las Navel tardías elevaron las perspectivas de mercado y los precios fueron justos, pero la tendencia a la baja en los precios de la Navel han sido acentuados este año por la gran cosecha de España, según Hannes.

Los retailers europeos cambiaron a las existencias del hemisferio sur mucho más tarde de lo habitual, pues los mercados se mantuvieron surtidos con la temporada particularmente de España y la fruta de Egipto, a las puertas de Europa, lo cual dio lugar a una ventana muy corta.

“Normalmente, en la semana 24 ya está todo resuelto y hay quienes ya están importando fruta sudafricana desde la semana 20, pero este año no hemos empezado hasta la 29. Estimo que el cambio a la oferta del hemisferio sur llegó hasta 10 o 12 semanas más tarde de lo habitual”.

Los daños por viento anulan el aumento de volúmenes

Los volúmenes comercializables han sido “terribles” por el viento, dice Hannes, y señala que es inevitable que cada vez se pongan más árboles bajo mallas, en particular en lugares como Barkly Bridge.

Dice que algunos productores han cosechado de un 10 a un 20% más por huerto, pero han obtenido los mismos volúmenes de exportación que otros años, pues los daños causados por el viento y los pocos volúmenes comercializables han anulado el aumento de volúmenes.

“La gestión de fruta es una gestión de riesgo, pero cuando te enfrentas a algunos de los riesgos externos a los que nos hemos enfrentado esta temporada –la situación en los puertos o manifestantes bloqueando carreteras con rocas en las protestas de los servicios de reparto– todo es más difícil”.

El Gobierno no es lo suficientemente sensible a los riesgos externos del sector

“Estamos en un mundo muy competitivo. La fruta sudafricana no está sola en el mercado, los clientes no tienen que comprar nuestra fruta. El Gobierno no es lo suficientemente sensible a las alteraciones provocadas en la industria por las huelgas no reguladas o las protestas que bloquean carreteras. Va a tener que ampliar la protección a sectores como el citrícola, porque las empresas están en un entorno desfavorable”.

“Somos muy comprensivos con las realidades socioeconómicas de Sudáfrica, e invertimos mucho en proyectos y creación de empleo, pero necesitamos al Gobierno de nuestro lado”, añade.

En SRCC ya no envían grandes volúmenes a Ciudad del Cabo o Durban. La situación en los puertos de Puerto Elizabeth y Coega ha mejorado sin duda, pero las repercusiones todavía se dejan sentir en una escasez intermitente de contenedores, la interrupción de los horarios de envío y clientes irritados.

Fuente: freshplaza.es

2019-08-28T13:33:33+00:00