Los residuos del limón, fuente de energía eléctrica en Argentina

La empresa tucumana Citrusvil, dedicada a la producción, procesamiento y comercialización de limón y sus derivados, puso en marcha el pasado mes de agosto su nueva Planta de Generación de Energía Eléctrica, convirtiéndose así en la primera citrícola del mundo en producir biogás y generar energía eléctrica a partir del tratamiento del efluente proveniente de la industrialización del limón. Este proceso ha sido aprobado como Mecanismo de Desarrollo Limpio por Naciones Unidas.

La Planta de Tratamiento permite generar biogás desde sus biodigestores. Este combustible se destinó desde sus inicios a la producción de vapor en las calderas de la industria, con el beneficio adicional de evitar la emisión de gas metano a la atmósfera, cuyo efecto invernadero es superior al del CO2. En el marco del Programa nacional RenovAr y la ley n°27.191, que persiguen el fomento de la generación de energía eléctrica a partir de fuentes renovables, en el año 2017 se le adjudicó a Citrusvil el proyecto que hoy le permite convertir el biogás en electricidad, dando apertura a una nueva unidad de negocio, y posicionándola como la primera citrícola a nivel mundial en generar energía eléctrica a partir del procesamiento del limón.

Este proyecto, desarrollado con ingeniería y mano de obra local, utilizando tecnología italiana de la firma Fluence, y alemana de Finning CAT, le otorga a Citrusvil la posibilidad de generar 3 MW de potencia para ser inyectada en el sistema interconectado a través de la distribuidora EDET SA y la transportista TRANSNOA, permitiendo entregar una energía equivalente al consumo de entre 2500 y 3000 hogares. El programa RenovAr garantiza la venta de la energía generada a través de un contrato firmado con CAMMESA (Cia. Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico), por un período de 20 años.

“Para la empresa se trata de un mercado desconocido por nosotros como generadores, lo cual plantea un desafío tanto individual como colectivo permanente, que exigirá nuestros mayores esfuerzos. Hemos convertido al biogás en un subproducto más de la industrialización del limón y, partir de ahora, la Planta de Tratamiento de Efluentes dejará de ser una unidad de servicio para pasar a ser una unidad productiva”, concluye el Lic. Germán Roig Babot, Jefe de la Planta de Tratamiento de Efluentes.

Fuente: eltucumano.com

2019-10-16T11:52:35+00:00