Los citricultores piden a los transportistas que dejen trabajar libremente a la actividad

A las puertas de los primeros envíos de limones al exterior, el paro de transportistas de carga ha puesto en vilo a la principal actividad económica de Tucumán.

A tal punto que los productores, los industriales, los empacadores y los exportadores de citrus reclamaron públicamente el cese de la medida de fuerza que impide el traslado de la fruta a los puertos bonaerenses. Además, le pidió a la Asociación de Tranportistas de Cargas de Tucumán (ATC) que “deje trabajar, libremente, a los distintos actores de la cadena productiva, mientras se busca una salida al conflicto planteado”. Así lo afirmó ayer a LA GACETA el presidente de la Asociación Citrícola del Noroeste Argentino (Acnoa), Martín Carignani.

El ejecutivo planteó que la entidad que preside no está habilitada legalmente para efectuar una negociación colectiva para fijar tarifas con los transportistas. “No es el sentido de la cámara, porque cada empresa debe contratar los servicios que requieran durante la temporada, en el momento que se necesita y de acuerdo con la oferta y la demanda”.

“Hace dos años que no se actualizan las tarifas. Son más de 1.000 familias a las cuales no les está rindiendo su trabajo para su sustento”, había dicho el titular de la ATC, Eduardo Reinoso, que anunció la continuidad de la medida de fuerza. Al respecto, Carignani negó que se haya frenado el aumento de los valores. “Esa postura es falsa, ya que las empresas vinculadas con la actividad fueron negociando y mejorando la tarifa en estos años”, puntualizó. En promedio, los aumentos fueron superiores al 40%, al comparar lo pautado en marzo de 2018 respecto de igual mes de este año, puntualizaron en la actividad.

Entre los referentes del sector citrícola se ignora qué empresas pueden haber firmado acuerdos con incrementos superiores a los proyectados antes del inicio de la presente zafra. Sin embargo, se reconoce que esas negociaciones son libres de ejecutarse, pero en un marco de libertad y no con presiones de cualquier tipo. El presidente de Acnoa, en ese sentido, reforzó el pensamiento colectivo dentro de los citricultores, al señalar que, bajo ningún punto de vista, los referentes pueden sentarse a negociar en un clima extorsivo y amenazante. Las empresas del sector, en su mayoría, ya habían negociado con sus respectivos proveedores de transporte las tarifas y las condiciones de 2019, habiendo comenzado ya las operaciones de la presente zafra, remarcaron desde Acnoa.

Efecto multiplicador

Según el presidente de la asociación citrícola regional, el conflicto abierto con los transportistas pone en vilo no sólo a los industriales exportadores, sino que golpea con más fuerza a los obreros, que no pueden cobrar su jornal al no haber actividad en las fábricas. “Del sector citrícola depende entre unos 40.000 a 45.000 trabajadores, que es la mano de obra que se contrata para cada temporada. Ahora, es doloroso que un grupo de dirigentes haga este tipo de daño”, afirmó Carignani.

El sector citrícola es el de mayor peso en la comercialización de productos locales al exterior. Las exportaciones de Tucumán sumaron U$S 1.115 millones en 2018. Sus ventas representaron 27,8% del total de la región y crecieron 6,1% respecto al año anterior, indicó el reporte difundido por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) y denominado “El Origen provincial de las exportaciones”. El reporte nacional sostiene que los principales productos exportados fueron frutas frescas -limones-, que representaron 23,6% del total provincial, y exhibieron un crecimiento de 5,6% respecto de 2017.

La temporada citrícola debió haber arrancado hace, al menos, dos semanas, pero las condiciones del tiempo impidieron la cosecha de frutas. La expectativa de los cosecheros estaban puestas en estos días, cuando las lluvias comenzaron a ceder y se desató el conflicto con los transportistas de carga.

Los industriales tenían previsto arrancar la semana que viene la cosecha de la fruta que tiene como principal destino los Estados Unidos, como parte de los envíos que se efectúan en las condiciones requeridas por el país de América del Norte. Frente a esa situación, los exportadores claman por una salida al conflicto para no entorpecer las ventas externas de la producción citrícola.

Hace un año se realizaron los primeros embarques de limones a EEUU, tras la reapertura de la comercialización. Las últimas ventas a ese país habían sido 2001 cuando el mercado se cerró por una demanda que recibió el Servicio de Inspección de Salud Animal y Vegetal (APHIS) de los Estados Unidos de Norteamérica, de la industria norteamericana por los requisitos que habían establecido en ese momento para el ingreso de limón argentino.

Reclamo

“Hace dos años que no se actualizan las tarifas. Son más de 1.000 familias a las cuales no les está rindiendo su trabajo para su sustento”, afirmó sobre el cierre de la semana el titular de la Asociación de Transportistas de Carga de Tucumán (ATC), Eduardo Reinoso. El dirigente anticipó el viernes que los cortes de ruta persistirán mientras no lleguen a un acuerdo con los empresarios. Destacó que el pedido de actualización de las tarifas ronda un promedio del 100%, dado que no hubo mejoras en los últimos dos años y la inflación afectó el rubro en esos parámetros. “Lo que pedimos es que (los empresarios) acepten de una vez por todas una reunión y el nuevo tarifario”, detalló Reinoso a LA GACETA. Explicó que continuarán las protestas en: ruta 38, a unos 50 metros de una citrícola de Famaillá; a la altura del puente de Campo de Herrera, en la autopista Famaillá-Tucumán; en la rotonda de Los Gutiérrez (Cruz Alta); en Las Talitas; en el cruce de calle Constitución y ruta 9, en Tafí Viejo; en Los Nogales y en Villa Carmela.

Provincia

En los últimos días, los industriales y productores citrícolas mantuvieron largas reuniones con funcionarios de los Ministerios de Desarrollo Productivo y de Seguridad, con el fin de analizar la situación planteada a partir del paro dispuesto por los transportistas de carga, con bloqueo de accesos a establecimientos y también de algunas rutas por donde pasan los rodados de gran parte que llevan limones a los puertos. El viernes por la noche, el ministro Juan Luis Fernández, fue el encargado de escuchar los planteos de los directivos de la Asociación Citrícola del Noroeste Argentino (Acnoa). Ayer, el gobernador Juan Manzur fue consultado por LA GACETA acerca de los problemas que se le plantea a una de las principales actividades económicas de Tucumán. “Estamos instando al diálogo de las partes para solucionar el conflicto. Desde el Gobierno provincial intentamos acercar posiciones”, contestó el titular del Poder Ejecutivo.

Nación

Los dirigentes de la Asociación Citrícola del NOA (Cesnoa) están en permanente contacto con funcionarios nacionales. Algunos de ellos, al enterarse del conflicto, llamaron con el fin de buscar soluciones. Desde Acnoa se reconoció que el conflicto es seguido desde la Secretaría de Agroindustria de la Nación, a cargo de Luis Miguel Etchevehere, pero también desde los ministerios de Transporte, de Seguridad y de Producción y Trabajo. Precisamente, el titular de esta última área del gabinete nacional, Dante Sica (foto), tiene previsto venir en los próximos días a Tucumán. El funcionario llegaría el jueves 11, en el marco de un programa vinculado con las exportaciones. Algunos de sus allegados pasaron esta semana por la Casa de Gobierno y por algunas entidades intermedias, con el fin de definir la agenda de actividades. Los citricultores quieren que la situación se encauce antes de la llegada de la misión nacional. Por eso, apelaron a un acercamiento con los transportistas autoconvocados.

Fuente: lagaceta.com.ar

2019-04-08T19:39:03+00:00