La CE hace oficial la prohibición del uso de la sustancia activa clorpirifos para insecticidas vegetales desde febrero

El lunes 13 de enero se ha publicado en el Diario Oficial de la Unión Europea la decisión de la Comisión Europea (CE) de no renovar la aprobación de las sustancias activas clorpirifos y metil clorpirifos utilizadas en la elaboración de productos fitosanitarios, según los reglamentos de ejecución 2020/17 y 2020/18.

Las normativas indican que los Estados miembros retirarán las autorizaciones de los fitosanitarios que contengan alguna de ambas sustancias activas a más tardar el 16 de febrero de 2020, aunque añade que existe un periodo de gracia para ello al que pueden optar los países comunitarios, que expira el 16 de abril de 2020, por lo que a partir de este mes de junio de 2020 no se podrán comercializar en la UE productos que contengan clorpirifos y metil clorpirifos.

La CE, en un principio, había prorrogado el período de aprobación del clorpirifos y del metil clorpirifos en plaguicidas hasta el 31 de enero de 2020.

Pero en su última declaración, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés), concluyó en su evaluación sobre dichas sustancias en la salud humana que existen ámbitos críticos de preocupación por su potencial genotóxico y neurotóxico.

La EFSA publicó en agosto un doble comunicado donde concluía que los plaguicidas clorpirifos y metil clorpirifos no cumplen “con los criterios aplicables para proteger la salud humana establecidos en la legislación de la Unión Europea” y recomendaba que no se renovara su autorización pese a su uso.

Su uso ya estaba prohibido en ocho Estados miembros de la UE, Alemania, Irlanda, Finlandia o Suecia entre ellos. En Francia solo está permitida su utilización en las espinacas. En España, el clorpirifos es el pesticida más usado, muy especialmente en el cultivo de cítricos, aunque se aplica al crecimiento de más de 100 tipos de verduras y frutas.

Fuente: agroinformacion.com

2020-01-20T22:16:07+00:00