«Está habiendo una importante falta de demanda y queda mucho limón por vender»

El desenlace de la segunda parte de la campaña de limón primofiori está siendo realmente complicada, con mucho limón todavía por vender y abundante destrío. De hecho, gran parte de los agricultores
piensa más en limpiar sus huertos y prepararlos para la próxima cosecha. La industria de procesado trabajó en el mes de febrero la cifra récord 55.000 toneladas de limón, con una situación cercana al colapso de la actividad, un indicador del reflejo de la situación en el campo.

«Estamos teniendo un problema importante de falta de demanda. Antes de la pandemia parecía no dársele mucha importancia al canal de la restauración y la hostelería, pero se ha puesto de manifiesto que absorbe un alto porcentaje de ventas de limón, ya que hay demasiada oferta en los mercados, a pesar de que las ventas en las grandes cadenas de distribución han aumentado», explica Francisco Vicente Gea Belmonte, director comercial de la empresa murciana Belsán.

«Por otra parte, la competencia con el limón turco y egipcio está siendo bastante dura, principalmente en los mercados del Este de Europa. Parece que esta tendencia irá a más en los próximos años y nos esperan tiempos complicados si Europa no protege más a sus productores, ya que en Turquía, por ejemplo cuesta 3 veces menos producir limón que en España. El consumidor europeo no parece prestar mucha atención al origen del limón, pero esperamos que esto cambie un poco con las campañas de promoción de consumo que estamos llevando a cabo», continúa Francisco Vicente.

Ante un escenario con las ventas tan paradas, de acuerdo con el productor y exportador, todavía falta alrededor de un 40% del limón primofiori por recolectar en los campos. Por otra parte, al contrario que en la campaña pasada, las condiciones climáticas han influido negativamente en la calidad de la fruta. «Las precipitaciones y las subidas repentinas de temperaturas han favorecido la aparición de hongos y por tanto está habiendo mucho destrío. Generalmente, este año la fruta tiene una vida útil más corta», manifiesta.

En los próximos años se prevé que aumente progresivamente la producción de limón en España. «Ha habido varios años buenos con altos precios y esto animó a muchos productores a plantar más. No obstante, si vienen más campañas como esta sería un verdadero desastre y se arrancarán plantaciones», avisa Francisco Vicente Gea.

«Esperamos que con el aumento de las vacunaciones y el fin de las restricciones, así como con el fin de campaña de Turquía y Egipto, mejoren un poco las ventas en las próximas semanas. El sector tiene ya las miras puestas en la cosecha de limón verna, que empezará en mayo y cuyos volúmenes serán alrededor de un 30% más altos y con una mejor calidad que el primofiori».

Situada en el municipio de Torreagüera, en Murcia, Belsan vende anualmente unos 25 millones de kilos de cítricos, cuyo 90% se destina a mercados europeos, con un destacado crecimiento de los envíos a Francia. Fuera de Europa, la empresa murciana también exporta a Canadá.

 

Fuente: freshplaza.es

2021-03-18T08:41:10-03:00