Los productores de zumo de naranja verán un aumento de precios limitado

Los aumentos de precios en 2021/22 deberían ser modestos debido a una recuperación gradual de la producción en São Paulo, y también a la vuelta a la tendencia a la baja de la demanda mundial tras el aumento de las ventas en los retailers durante la pandemia.

La categoría de zumo de naranja se ha enfrentado a un largo descenso del consumo mundial desde mediados de la década de los 2000. La intensificación de la competencia de otras bebidas, la prensa negativa sobre su contenido de azúcar combinada con el aumento de los precios y las tendencias demográficas desfavorables en los mercados claves (la UE, EE. UU. y Japón) han desempeñado un papel importante en el bajo rendimiento de la categoría. Sin embargo, en 2020, la llegada de la pandemia mundial de COVID-19 aumentó las ventas de zumo de naranja en los retailers en grandes mercados de consumo como EE. UU. y Europa. El temor al virus incrementó la demanda de zumo de naranja como fuente de vitamina C, y el mayor consumo en casa debido a los confinamientos también ha aumentado el volumen de ventas.

«Creemos que la tendencia a largo plazo de la disminución del consumo de zumo de naranja en los mercados volverá gradualmente una vez que la pandemia esté controlada a finales de 2021», según Andrés Padilla, analista de bebidas de Rabobank. Lo que subyace es el hecho de que la categoría sigue dependiendo de los mercados desarrollados, que seguirán viviendo las tendencias demográficas desfavorables y la fuerte competencia de otras bebidas. Sin señales de crecimiento significativo en Asia ni en otros grandes mercados emergentes, salvo Brasil, el consumo mundial de zumo de naranja seguirá enfrentándose a tiempos difíciles, a menos que se pueda reactivar el crecimiento en otros mercados emergentes.

Paralelamente, la oferta podría ver un repunte moderado en 2021/22, con una mayor producción en São Paulo después de una cosecha muy pequeña en 2020/21. Las existencias mundiales siguen en niveles relativamente altos, y el repunte de la oferta previsto para 2021/22 sugiere que la situación no cambiará a corto plazo.

Fuente: Rabobank

2021-02-17T21:16:07-03:00