La producción de naranja cae un 40% por la lluvia de primavera

La producción de naranja ha caído un 40% en las principales comarcas de la Comunitat Valenciana. La campaña arrancó de forma oficial hace poco más de 15 días, pero las primeras variedades se recogen desde inicios del pasado mes de septiembre. Este año, los calibres son mayores y la fruta de una calidad óptima, pero aún así hay una cantidad inferior de cítricos en las parcelas.

El motivo de este descenso en la producción de cítricos viene dado por las intensas lluvias de la pasada primavera. «Hubo muchas precipitaciones durante los meses del primer estado de alarma, antes del verano, y eso generó que mucha flor del naranjo se pudriera y no llegara a cuajar», precisó Vicent Faro, miembro de la directiva de AVA-Asaja, la Asociación Valenciana de Agricultores.

La situación, por tanto, es delicada para los agricultores valencianos, que en la temporada anterior también sufrieron una merma en la cosecha de cítricos «El año pasado no llegamos al 50% del total que se puede producir en nuestras comarcas, pero, al menos, se cubrieron los gastos que generan las parcelas», dijo Faro.

Exportación de fruta

El responsable de AVA recordó, además, que el consumo de naranja creció en la temporada pasada en algunos casos y que se exportó más fruta a diferentes países de Europa ante la llevada de la Covid-19 y la importancia de esta fruta, al ser una de las que más su cantidad de vitamina C contiene.

Ahora, estas primeras variedades también se está vendiendo fuera de España, ante la demanda en los mercados europeos. En estos primeros de meses de campaña, los precios «están mejor» que la temporada pasada. «Oscilan entre 4 y 4,5 euros la arroba. Esto supone que los productores pueden cubrir los costes», remarcó.

Faro explicó que en estos primeros meses de campaña se están recogiendo variedades de mandarina, como la oronules o la marisol. «El tamaño de la fruta es bueno, es un calibre aceptable que hace que se venta biena», precisó.

En comarcas como la Safor, la Ribera, la Costera o l’Horta Nord se trabaja de lleno en los campos, precisó Faro, quien añadió que en «cuestión de días» arranca la recogida de la clemenules, una variedad muy apreciada cuyo origen está en la provincia de Castelló.

Precio de venta

La humedad dañó mucha flor durante los meses de primavera, pero ese exceso de agua ha sido, por otra parte, positivo para que la fruta que ahora se recolecta tenga mayor calibre que en temporadas anteriores y tenga mayor salida. Faro explicó que la arroba se está pagando de media entre 4 y 4,5 euros. «Hay casos donse se vende por más dinero, cinco o seis euros, pero eso supone sólo el 5% del mercado de cítricos valencianos. Por lo general, la arroba se paga a cuatro euros y en ocasiones ni llega a ese precio, pero se están cubriendo los gastos de producción».

 

Fuente: lasprovincias.es

2020-10-28T14:25:29+00:00