La oferta de limón de Norteamérica será principalmente de producción nacional

La oferta de limón se mantiene fuerte a medida que el período de importación de la fruta disminuye.

“Hay algo de oferta de Chile, Argentina y México en el mercado, pero se terminará a finales de diciembre”, dice Hans Weaver, de Earth Source, en Ephrata, Pensilvania. “Por lo tanto, dependeremos mayormente del mercado interno de limones hasta que la temporada de importación comience de nuevo el próximo año”. La mayoría de los limones locales provienen de California y Arizona.

Por ahora, la oferta está satisfaciendo la demanda de limones. “Pero con el aumento de los casos de COVID-19, estamos atentos a las tendencias de los consumidores en cuanto a los viajes a la tienda en lugar de salir a comer y de cómo estamos volviendo a lo que vimos en marzo y abril”, dice Weaver. “Si los casos de COVID-19 continúan aumentando en EE. UU. y el Gobierno sigue considerando el cierre de escuelas o la aplicación de más restricciones como las de principios de año, espero que las tendencias de la demanda de los consumidores también sean iguales a las de marzo y abril”. Añade que las conversaciones casi diarias de la empresa con sus productores y sus propios análisis internos ayudarán a Earth Source a superar la próxima etapa.

Cambios en la demanda

Ese aumento de la demanda en los retailers también provocó un movimiento en los tipos de limones disponibles. Los retailers tienen requerimientos diferentes a los del foodservice en cuanto al tipo y el tamaño de los limones, es decir, prefieren frutas más grandes de mayor categoría en lugar de los limones utilizados en el foodservice. Y mientras algunos retailers han ampliado sus requisitos, muchos no lo han hecho. “Los agricultores tienen fruta de todos los calibres y calidades, pero hemos entrado en una época en la que las oportunidades de vender cierto tamaño son más limitadas debido a lo que los consumidores demandan. Es un desafío que seguimos enfrentando”, explica Weaver.

En este año tan inusual también se han tenido en cuenta los desafíos de los contenedores de transporte marítimo. “A principios del año, cuando normalmente recibíamos una gran cantidad de nuestros cítricos durante el verano de Sudamérica, muchas de las exportaciones se dirigieron de Chile y otros países de Sudamérica a Asia. Y los contenedores de cerezas que iban a China al principio de la pandemia se quedaron atascados en Asia. Eso causó el atasco al principio e impactó en la cadena de suministro de frío”, comparte Weaver. “A principios del año estábamos preocupados por las interrupciones en la cadena de suministro. Pero ahora muchas de esas preocupaciones han quedado anuladas y ya no me preocupan esas cadenas de suministro desde el punto de vista del transporte”.

¿Aumento de los precios?

Entonces, ¿qué pasa con los precios? Los precios están dentro de los niveles históricos, pero puede que no se queden ahí. “Será interesante ver lo que sucede en los próximos meses ya que dependemos principalmente de la fruta nacional. A lo largo de toda la pandemia, en EE. UU. hemos tenido el lujo de poder importar limones de otros países para aliviar la demanda y asegurarnos de que los precios no se disparen”, continúa Weaver. “Los próximos tres o cuatro meses serán el primer período durante la pandemia en el que EE. UU. dependerá principalmente de la producción nacional”.

Las importaciones de los países del hemisferio norte comienzan en las próximas semanas y Weaver señala que este año llegarán limones de Turquía al mercado del noreste. “También prevemos que los precios permitirán que los limones españoles entren en la costa este, incluso con el 25 por ciento de arancel impuesto el año pasado por el Gobierno de Trump”.

Fuente: freshplaza.es

2020-11-09T12:58:02+00:00