El “maná caído del cielo” retrasa la cosecha de limón del Cabo Oriental

Una depresión aislada en niveles altos ha provocado lluvias en una amplia zona de Sudáfrica, acompañadas de temperaturas frescas, que son exactamente lo que necesitan los citricultores del Cabo Oriental para que se active la coloración. En todo el país, se habla de calibres medianos: 100, 113, 138.

En el valle del río Sundays, el fin de semana de Pascua tradicionalmente marca el inicio de la cosecha de limón. Varios productores ya habían empezado antes del fin de semana, mientras que otros han tenido algunos problemas de coloración. Se espera que la cosecha en este valle se retrase en torno a una semana, pues la lluvia comienza a despejarse desde hoy.

En Kirkwood, la lluvia ha sido como “maná caído del cielo”, asegura Greg Jones, gerente general del Foro de Productores de Cítricos del Valle del Río Sundays, además de ser fantástica para la coloración, pues lleva las temperaturas nocturnas por debajo de los 12 ºC, y arrastra las sales acumuladas del suelo. Aun así, algunos productores admiten que les habría gustado que la gran cosecha de limón hubiese comenzado ya.

La cosecha de limón del valle del río Sundays se ha estimado en 10 millones netos de cajas de 15 kilos, lo cual supone el 45% del total de la cosecha de limón de Sudáfrica. Hace dos años, en la región se cosecharon 8,1 millones de caja. El año pasado fueron 8,75 millones de cajas.

En el vecino valle del Gamtoos, que suele empezar la cosecha de limón unas dos semanas más tarde, la situación hídrica ha sido crítica y los más de 30 mm que han caído se han recibido de buena gana, así como las temperaturas frescas de las dos últimas semanas, que han sido fantásticas para la coloración.

Cosecha de limón en Senwes

La segunda mayor región de limón de Sudáfrica, Senwes (Marble Hall y Groblersdal) está muy ocupada con los limones. También aquí, la lluvia ha caído en diversas cantidades –se registran entre 5 mm y 60 mm en toda la zona–, y pese a que la recolección se ha detenido porque los campos están mojados, hay grandes volúmenes de limón esperando en las plantas de envasado, recolectadas antes del fin de semana de Pascua, que mantendrán en funcionamiento las plantas mientras tanto.

La estimación actual para la región de Senwes es de 4,6 millones e cajas de 15 kilos, cifra que podría tender a conservadora, según cuentan a FreshPlaza, en especial si los calibres crecen.

Los volúmenes de limón de Hoedspruit bajan significativamente

En las regiones tempranas de Hoedspruit/Letsitele, los volúmenes son significativamente menores, según varias fuentes, oscilando entre un 25% y un 40%. La primera estimación para Hoedspruit es la tercera más alta (1,47 millones de cajas de 15 kilos), pero seguramente se ajustará a la baja, lo cual, aventura un exportador, tal vez no venga mal, dado que la cantidad de limones no deja de crecer en el mercado internacional. Se cree que las condiciones de calor y sequía durante el cuajado de la fruta provocaron mucha abscisión de la fruta a finales del año pasado.

La caída de volúmenes provocó frustración a los comercializadores de los limones tempranos, quienes esperaban sacar partido de los mercados estables de Rusia y Oriente Próximo antes de la oleada de limones argentinos. “Cuando llegan los barcos argentinos, se acabó la fiesta”, bromea un productor de Hoedspruit.

En Lowveld, donde ya hace unas semanas que se está cosechando el limón, la lluvia ha interrumpido varias veces la cosecha. El granizo de finales del año pasado ha sido devastador para algunos huertos de Nelspruit, pero no se cree que haga mella las estimaciones de 750.000 cajas de 15 kilos.

Fuente: FreshPlaza.es

2019-04-24T19:12:03+00:00