¿Cuál es el impacto del coronavirus en el comercio internacional de frutas y hortalizas con Italia?

En Italia se han tomado medidas estrictas para evitar una mayor propagación del coronavirus. Por ejemplo, varias ciudades están aisladas y el Gobierno italiano ha decidido cerrar todas las escuelas y universidades hasta mediados de marzo. ¿Qué impacto está teniendo esta situación en el comercio internacional de frutas y hortalizas con Italia? A continuación mostramos la opinión de algunos importadores y exportadores holandeses y belgas y de un productor holandés de rábanos en Italia.

Sandra Bogaard, de Fris-Co

“Desafortunadamente, está teniendo un impacto bastante grande. Especialmente a partir de esta semana, hemos notado claramente que la gente está cancelando sus vacaciones y las reservas en los restaurantes italianos”, dice Sandra Bogaard, de la empresa holandesa Fris-Co. “Tenemos clientes italianos que abastecen a la industria hostelera, pero también clientes que prestan servicios a comedores de colegios, institutos y empresas más grandes. Ya no hay pedidos de los colegios e institutos porque están cerrados de momento”.

“¡Además, hemos cancelado una serie de viajes de negocios para evitar que nuestros empleados se vean atrapados en cuarentena! No es una situación agradable, pero no está en nuestras manos cambiar nada, por lo que estamos manteniendo la calma y no entramos en pánico por el momento”, dice Sandra.

Rob de Lijn, de Unitrade Holland

Rob de Lijn, de la empresa Unitrade Holland, también exportador exclusivo para el mercado italiano, ha notado que ahora todo está un poco más tranquilo, pero, según él, las consecuencias aún no son enormes. “No es que ahora estemos enviando un 50% menos de mercancías. Es verdad que las escuelas y los restaurantes están cerrados, pero los supermercados permanecen abiertos, porque al fin y al cabo la gente tiene que comer”, observa Rob. “Además, la temporada de productos en grandes cantidades aún no ha comenzado realmente. En ese sentido, se puede considerar una ‘suerte’ que esto ocurra a finales de febrero en vez de a finales de mayo”.

Todavía no está notando que sus clientes entren en pánico debido a la propagación del virus. “Pero, por supuesto, está generando preocupación, ya que la situación no es nada fácil. Además, nadie puede garantizar que no estaremos en la misma situación en los Países Bajos en dos semanas. Estaba planeando ir a Italia este mes, pero he pospuesto esos planes ahora que el ministerio ha desaconsejado oficialmente viajar a Italia”.

Gabriel Ghita, de Alegriafruit

“Ciertamente nos afecta la situación en el norte de Italia”, dice Gabriel Ghita, de la empresa belga Alegriafruit. “Los mercados mayoristas en el norte aún están abiertos, pero ¿quién dice que lo estarán la próxima semana? ¡Por supuesto, esperamos que se queden abiertos!”

“Las ventas continúan y todavía hay envíos a Italia, pero tenemos menos pedidos de lo habitual. La situación es muy incierta, con cambios cada cinco minutos. Nadie sabe dónde está parado. Solo nos queda esperar y ver qué pasa”, concluye Gabriel.

Frits de Mooij, de Vita Verde

También Frits de Mooij, de la empresa holandesa Vita Verde, que compra gran parte de su surtido directamente a los productores italianos, define el comercio como un poco más tranquilo. “Siempre es un poco más tranquilo en esta época del año, pero aun así, el comercio no se ha detenido a día de hoy. Tengo un cliente alemán que ya no quería comprar productos italianos, pero afortunadamente ha sido el único”.

“Todos los productores están enviando productos, también los del norte de Italia, por lo que no hay problemas en cuanto a suministro. Sin embargo, actualmente hay muy poca actividad en los mercados mayoristas italianos, lo que significa que hay más productos disponibles para la exportación”, dice Frits.

Willem-Jan Coolbergen, de Ortolanda

Willem-Jan Coolbergen, de la empresa productora de rábanos Ortolanda, en la localidad italiana de Borgo Grappa, al sur de Roma, dice que la propagación del virus ha causado “cero coma cero” impacto en el comercio. “Nos enfocamos completamente en las exportaciones, pero no notamos ningún temor de nuestros clientes por comprar rábanos italianos. La gente sigue comiendo hortalizas”.

Según él, la decisión de cerrar todas las escuelas es típicamente italiana. “Por supuesto, eso no tiene sentido alguno, pero nuevamente han encontrado una razón para tener más vacaciones. Aquí no hay pánico en absoluto. Me da la impresión de que el tema del coronavirus está preocupando más en los Países Bajos que en Italia. Aquí en la provincia de Latina todo sigue su camino normal. Lo único que hemos hecho es comprar algunos dispensadores para instalar en el invernadero”.

Fuente: freshplaza.es

2020-03-06T16:06:52+00:00