Un repaso de la temporada de cítricos en el hemisferio sur

La temporada de cítricos en el hemisferio sur está llegando a su fin. La escasez de contenedores, la incertidumbre de los tiempos de envío y las estrictas inspecciones crearon dificultades para el comercio mundial de cítricos. Los productos se retrasaron a menudo y algunas de las frutas se estropearon durante el transporte. Los importadores y exportadores sufrieron pérdidas económicas debido a la disminución de la calidad de sus productos durante los retrasos en el envío. Varios importadores y exportadores han compartido las experiencias vividas esta temporada.

Australia

La Administración General de Aduanas de China (GACC) aumentó el porcentaje de inspección de la fruta importada de Australia al 100%. Además, los estrictos procedimientos de inspección son mucho más lentos de lo habitual. No hubo manera de que los contenedores con fruta australiana llegaran a China a tiempo. Un importador del mercado Huizhan de Shanghai comenta: «Los contenedores de envío estuvieron retenidos en la aduana durante una semana o incluso 10 días. En algunos casos, los contenedores se retrasaron hasta un mes. Las inspecciones ya aumentan el precio de coste, pero el coste adicional del almacenamiento durante los retrasos hizo subir aún más el precio. La nueva política ejerció una gran presión sobre los exportadores australianos. Las naranjas australianas tienen valores Brix elevados y no soportan bien el almacenamiento. Los retrasos en el envío y la lentitud en el despacho de aduanas hicieron que mucha de la fruta se echara a perder, lo que supuso pérdidas para importadores y exportadores». Muchos importadores y exportadores interrumpieron temporalmente el comercio entre Australia y China para evitar el riesgo de que la fruta se estropeara.

Perú

Las mandarinas peruanas se han ido asentando poco a poco en el mercado chino. Las condiciones de venta fueron bastante buenas el año pasado. Este año las zonas de producción peruanas disfrutaron de una abundante cosecha de mandarinas, por lo que el volumen de producción global creció. Un representante de una empresa en Shanghái explica: «Algunos importadores planeaban ampliar su volumen de importación a principios de la temporada, pero las condiciones del mercado de mandarinas peruanas no fueron tan buenas este año. Funcionaron bien al principio de la temporada, pero la reacción del mercado a mediados y en la segunda mitad de la temporada no fue la esperada, lo que se debió principalmente a que los tiempos de envío fueron poco fiables, y eso tuvo un impacto en las condiciones de venta. Además, después de las primeras mandarinas de la temporada, la calidad del producto empezó a bajar. Muchas mandarinas sufrieron daños por las heladas. Los productores y exportadores no hicieron nada diferente al año pasado, pero los envíos se retrasaron a menudo, lo que supuso más daños. La mala calidad del producto redujo el precio de mercado y eso afectó a las condiciones de venta en la segunda mitad de la temporada».

Chile

Las condiciones de mercado de las mandarinas chilenas son ligeramente peores en comparación con otras zonas de producción, debido a que tienen que recorrer una mayor distancia, por lo que el precio de coste es más alto y su vida útil es más corta. Además, los consumidores chinos no están tan familiarizados con las mandarinas chilenas. Solo la W. Murcott es muy conocida. Por eso, el volumen global de importación de mandarinas chilenas ha sido limitado desde el principio.

Sudáfrica

Un importador del mercado mayorista de Jiaxing habla de las condiciones de mercado de las naranjas y mandarinas de Sudáfrica. «Las condiciones de venta de las naranjas y mandarinas sudafricanas fueron excelentes el año pasado. Además, los cítricos australianos tuvieron dificultades en el mercado este año, lo que dio ventaja a los exportadores sudafricanos. En general, los importadores chinos ampliaron sus volúmenes de importación desde Sudáfrica. Sin embargo, cuando las naranjas y mandarinas sudafricanas entraron en el mercado, otra ola de COVID-19 afectó a la demanda general del mercado. Además, el gran volumen de oferta bajó el precio. Para muchas variedades el precio fue inferior al del año pasado».

«Las naranjas y mandarinas sudafricanas también sufrieron la crisis general del transporte marítimo, así como los estrictos procedimientos de cuarentena e inspección de los contenedores de transporte refrigerado. El número de puertos disponibles se redujo, y eso aumentó el precio de coste del transporte», concluye el importador.

Fuente: freshplaza.es

2021-12-09T18:43:34-03:00