La mandarina toma impulso en Sevilla frente a la caída de naranjas

La naranja dulce es la reina indiscutible de los cítricos en el campo andaluz y a nivel provincial. Sin embargo, en los últimos años, se empieza a observar un cambio de tendencia, marcado por el continuo crecimiento del cultivo de la mandarina en detrimento del de la naranja.

Actualmente ha comenzado el envero de las variedades extratempranas de mandarinas, que se están comenzando a cosechar. La campaña de cítricos arranca esta semana con una cosecha estimada en 2,4 millones de toneladas en Andalucía (casi un 3% más que en la campaña anterior), de los que el 70% se corresponde con naranjas dulces (1.692.631 toneladas), un 23% con mandarinas (556.556 toneladas) y un 5% (111.795 toneladas) limones.

Así lo recoge el aforo de la Consejería de Agricultura, que estima una oferta regional donde destaca una caída de naranjas (-1,3%) y un aumento de mandarinas del 19% respecto a la campaña anterior. Esta tendencia se repite también en la provincia de Sevilla, donde se estima una cosecha de 952.221 toneladas de cítricos, un 8% menos que en la campaña anterior. Este recorte se debe, principalmente, a la disminución de la cosecha de naranja local (-10,5%), afectando fundamentalmente a las variedades del grupo navel; mientras que la de mandarina sube un 16,5% en el campo sevillano.

Sevilla, principal productora

En cualquier caso, en la campaña 2020-2021, Sevilla continuará siendo la principal provincia productora de cítricos de Andalucía, seguida de Huelva y Córdoba. Entre las tres se estima que representen el 80% de toda la producción andaluza de cítricos y el 85% de la producción de naranja dulce.

La mandarina se cosechará mayoritariamente en las provincias de Huelva, Sevilla y Almería (93% entre las tres), mientras que el limón se concentra en la zona de Málaga y Almería, que producirán el 92% del total.

Liga nacional

Andalucía está ya sólo un millón de toneladas por debajo de la Comunidad Valenciana, la primera productora de cítricos a nivel nacional. De hecho, los cítricos valencianos representan la mitad de la producción del conjunto estatal, seguida de Andalucía (33,6%) y de la Región de Murcia (13,1%).

Así, las primeras estimaciones de la Comunidad Valenciana reflejan una cosecha global de cítricos de 3.188.502 toneladas, lo que supone una producción de 319.549 toneladas de cítricos menos que en la campaña precedente (-9,1%).

No obstante, atendiendo al peso por especies en la tarta nacional, en relación a la producción de naranjas, Andalucía aventaja a la Comunidad Valenciana, pues el campo andaluz concentra el 49,1% de la cosecha española, con 1.722.646 toneladas, y la Comunidad Valenciana el 45,5%, con 1.595.888 toneladas.

Mandarinas

En cuanto a la oferta de mandarinas, es la Comunidad Valenciana la líder en producción, ya que su cosecha (1.590.515 toneladas) supuso el 68,5% de la estatal, seguida de Andalucía con un 20,1% (467.500 toneladas). En lo que respecta a limón, la Región de Murcia es la primera productora nacional y sus 640.588 toneladas significaron el 59,2% del conjunto estatal. En relación a la cosecha de pomelos, la Comunidad Valenciana fue la tercera autonomía (21,1%) por detrás de Murcia (42,4%) y de Andalucía (36,2%).

En términos generales, con la caída de cítricos en la Comunidad Valenciana y el pequeño incremento de Andalucía, el aforo de la producción nacional estima alcanzar en la campaña 2021-2022 los 6,7 millones de toneladas, un 4,8% menos que los cítricos cosechados en la anterior, cuando la producción española superó los siete millones de toneladas.

Comercialización

La campaña citrícola arranca «con buenas perspectivas de comercialización», según estima el presidente de Asaja Sevilla, Ricardo Serra. Y es que los buenos números dejados por la exportación y el consumo en la precedente invitan a ser optimistas. Cabe recordar que España ocupa la sexta posición a nivel mundial en la producción de naranja, con Brasil a la cabeza. En mandarina ocupa la segunda posición tras China. Respecto a limón y lima, España ocupa la posición número siete con India como primera productora.

El valor de las exportaciones de cítricos de Andalucía mantiene una tendencia ascendente. En 2020-2021 se exportó el 15,2% de la producción (356.000 toneladas) valoradas en 308 millones de euros. Por especie, se exportaron un total 249.000 toneladas de naranjas andaluzas, por un valor de 187 millones de euros, suponiendo el 14,5% de la producción obtenida.

Respecto a la mandarina, se comercializaron en el exterior 63.000 toneladas (66 millones de euros), que representaron un 13,4% de la cosecha. Y en cuanto al limón andaluz, las exportaciones superaron las 37.000 toneladas (46 millones de euros), lo que corresponde a un 31,6% de la producción.
Alemania fue el principal país de destino de las exportaciones de cítricos de Andalucía, con el 26 % del total, seguido de Francia (19%) y Portugal (11%).

A estos buenos datos se suma que el consumo en 2020 experimentó un repunte en todos los productos, muy probablemente debido al cambio de hábitos por la situación de la pandemia y las recomendaciones de la OMS sobre los beneficios de la vitamina C para la salud y frente al Covid-19. Así, el consumo de naranjas aumentó un 11% en Andalucía, al igual que el de mandarinas.

Precios

Desde el año 2000 se observa una tendencia general ascendente del valor de la producción de cítricos en Andalucía. A pesar de la caída en 2019, el precio se recuperó en 2020 alcanzando la cosecha un valor total de 947 millones de euros. Por tanto, en términos medios, los precios en la campaña 2020-2021 fueron buenos, situándose por encima de los de las cinco campañas anteriores, excepto en el caso del limón.

De hecho, la naranja ha cotizado en los niveles más altos de los últimos diez años, y las mandarinas también han cotizado en niveles elevados, sobre todo en la recta final de campaña.

En la que se inicia ahora, «la naranja llega con buen calibre y calidad, por lo que, a priori, no hay motivos para pensar en una caída de los precios», señala Ricardo Serra. A este respecto puntualiza que «el año agrícola se ha caracterizado por un buen desarrollo de los cultivos, aunque la falta de precipitaciones y dotaciones de riego ha sido un factor limitante en algunas parcelas».

Por tanto, el destino a industria o fresco de la producción «dependerá en gran medida de los calibres finalmente alcanzados y los precios estipulados en el momento de la comercialización». Una comercialización donde, como cada año, será determinantes las entradas de cítricos de otros países, que incidirán en los precios y en las salidas de la producción nacional.

En este aspecto, en la pasada campaña, las importaciones de cítricos realizadas por la Unión Europea hasta junio de 2021 bajaron en un 8,5%, aunque se incrementaron casi un 2% en relación con la media de los últimos cinco años. Así, desde septiembre de 2020 a junio de 2021 se importaron 421.370 toneladas de Sudáfrica, 325.256 toneladas de Egipto y 139.265 toneladas de Marruecos.

De cara a esta campaña, el sector estima que «el encarecimiento de los fletes comerciales puede frenar las importaciones, ayudando a que la producción española tenga una mejor salida comercial», apunta el presidente de Asaja Sevilla, Ricardo Serra.

 

Fuente: sevilla.abc.es

2021-09-27T15:29:02-03:00