La citricultura alerta del peligro de Sudáfrica: doblará envíos en 3 años

La Unió elabora un informe de las nuevas plantaciones en el país y detecta un potencial exportador de 800.000 toneladas. «Casi la mitad corresponden a mandarinas», alertan.

Cuenta atrás para la revisión del acuerdo comercial de la Unión Europea con Sudáfrica con un sector citrícola en alerta por el peligro que supondría reeditar el documento sin introducir medidas que protejan a la citricultura española y, en concreto a la Comunidad Valenciana, ya que esta región representa la mitad del valor de los cítricos de toda España y una tercera parte del valor de los cítricos de toda la Unión Europea.

La Unió de Llauradors i Ramaders ha elaborado un informe que analiza las plantaciones cítricolas realizadas en Sudáfrica desde el año 2014 a la actualidad y la conclusión es demoledora: «El potencial exportador en un plazo de tres años alcanzará las 800.000 toneladas frente a las 340.000 actuales», es decir se duplicará, detalla el secretario general de la organización agraria, Carles Peris.

Además, «casi la mitad de los nuevos plantones citrícolas realizados en Sudáfrica, en concreto el 48,4%, corresponden a mandarinas, entre las que destaca por encima de todas las variedades híbridas con el 85% de los plantones de mandarinas vendidas seguida con el 14% por las clementinas», recoge el informe.

Este último dato es especialmente preocupante, subraya La Unió, porque «repercutirá directamente en el incremento de la capacidad exportadora entre los meses de septiembre y noviembre», periodo de arranque de la campaña citrícola en la Comunidad.

En concreto, y tan sólo en un periodo de cuatro años, el que comprende los ejercicios de 2014 a 2018, se vendieron en Sudáfrica un total de 28.668.099 unidades de plantones en Sudáfrica, alerta el estudio de La Unió.

Ante esta situación y en plena cuenta atrás para que se revise el acuerdo comercial con Sudáfrica, La Unió de Llauradors i Ramaders ha acelerado los contactos con la Unión Europea para intentar proteger al sector citrícola de la Comunidad frente a la una amenaza real que va a más.

«La Comisión Europea tiene que tener en cuenta al sector citrícola en la evaluación del acuerdo comercial con Sudáfrica, que corresponde realizar este año», informó el secretario general de La Unió, Carles Peris. Para que la voz del sector citrícola se escuche alta y clara en Europa, la organización agraria ya ha mantenido una reunión a través de videoconferencia con una decena de representantes de la Comisión Europea de las direcciones generales de Comercio, Seguridad y Salud Alimentaria y Agricultura.

El objetivo de la organización agraria es que se analice en profundidad su repercusión comercial, así como las consecuencias fitosanitarias ante una posible entrada de plagas de cuarentena en el sector citrícola europeo.

La reunión, que se produjo a petición de La Unió; con la mediación de la eurodiputada del PSPV, Inmaculada Rodríguez-Piñero, forma parte de una línea de actuación del sector para proteger a los cítricos, un cultivo de la máxima importancia tanto para la Comunidad Valenciana como para España o la Unión Europea, y con una gran relevancia económica y social en el territorio.

Para ello, La Unió ha presentado siete informes a la Comisión Europea para avalar la petición de la necesidad de evaluar en profundidad el impacto del acuerdo comercial en los cítricos.

CONTROLES ESTRICTOS

La Unió insiste ante los altos cargos comunitarios que la producción agrícola en la UE está sujeta a controles fitosanitarios estrictos y comparados con otros países existen niveles muy avanzados de control de residuos y medidas ambientales. Por ello, reclama que las importaciones de países terceros cumplan con los mismos estándares rigurosos, sostenibles y de garantía sanitaria que lo hacen los cítricos europeos.

«En el marco del Pacto Verde Europeo y de la estrategia De la granja a la mesa, que aboga por un sistema alimentario de la UE más saludable y sostenible, no tiene ningún sentido mantener en estos momentos las mismas condiciones en los acuerdos que cuando se firmaron», según han trasladado los representantes de La Unió a la comisión.

Carles Peris, secretario general de La Unió, valora de forma positiva la reunión mantenida con los altos cargos de la Comisión Europea y agradece la participación de Inmaculada Rodríguez-Piñero, para hacerla posible: «Han escuchado al sector y, aunque queda mucho trabajo por delante, creo que hemos trasladado de forma muy realista cuáles son los efectos de este y otros acuerdos comerciales y cómo afectan a los productores europeos». Sin embargo, ahora urge que se produzcan resultados, añadió Peris.

El máximo representante de la Unió de Llauradors insistió en la reunión en los riesgos de estos acuerdos comerciales para la entrada de plagas y la necesidad de disponer de herramientas de prevención en materia de sanidad vegetal. «No debemos olvidar que por cada millón de euros que se invierten en sanidad vegetal como prevención se están ahorrando a las arcas públicas y al sector más de 100 millones de euros en combatir las plagas y enfermedades».

En este sentido, desde La Unió de Llauradors recuerdan que las intercepciones en la Unión Europea de organismos nocivos introducidos a través de la importación de cítricos procedentes de países terceros, correspondientes al pasado ejercicio 2020, se han incrementado el 42% en relación al año anterior, lo que indica que es un problema que va al alza y, por lo tanto, se deben mejorar los sistemas de control.

ACUERDO COMERCIAL DE LA UE Y SUDÁFRICA

  • Vigencia. El acuerdo comercial entre la UniónEuropea y Sudáfrica ha entrado en el quinto año desde su aprobación. Así las cosas, el Acuerdo de Asociación Económica entre la Unión Europea y los Estados de la Comunidad para el Desarrollo del África Meridional-SADC (Sudáfrica, Botsuana, Lesoto, Namibia, Suazilandia y Mozambique) se deberá revisar en su totalidad el próximo mes de octubre.
  • Debates. Los responsables comunitarios informaron que desde el pasado mes de febrero se iniciarán los debates para establecer la metodología de la revisión del acuerdo y evaluar posteriormente el mismo. Además, se han comprometido a dar voz e implicar tanto a las instituciones públicas como privadas y a la sociedad en dicha revisión.
  • Interceptaciones. Las intercepciones en la Unión Europea de organismos nocivos introducidos a través de la importación de cítricos procedentes de países terceros, correspondientes a 2020, se han incrementado el 42% en relación al año anterior, lo que indica que es un problema que va al alza y, por lo tanto, se deben mejorar los sistemas de control para evitar consecuencias que serían catastróficas para la citricultura de la provincia y de la Comunidad Valenciana.

 

Fuente: El Mundo

2021-05-13T14:12:43+00:00