“La prohibición de exportar limón en Turquía ha afectado gravemente a nuestra empresa”

La campaña del limón ha sido bastante extraña para Turquía, gracias a que el Gobierno impuso una prohibición a las exportaciones de este cítrico. Pese a que la prohibición ya se ha retirado, los clientes habían empezado a buscar el producto en otros países. La parte precoronavirus de la temporada fue muy buena, según un exportador turco.

No es ninguna sorpresa que el veto a las exportaciones de limón en Turquía haya resultado devastadora para el negocio. Mustafa Arslan, propietario de MDA Agro, afirma que, aunque la temporada no estaba siendo ideal, el sector aún podía recuperarse. “Comenzamos la campaña de limón a mediados de septiembre de 2019 y estaba siendo muy buena para nosotros antes de que se prohibiera exportar. Ahora mismo aumentamos el volumen de exportación de limones todas las semanas y empezamos a envasar los limones de la variedad Lamas, de calidad premium, a mediados de abril, sacándolos de los almacenes frigoríficos naturales o atmosféricos. Estos Lamas premium se cosecharon en noviembre, diciembre y enero. La prohibición a la exportación de limones afectó gravemente a nuestra empresa, pero el Gobierno tenía unas razones comprensibles para tomar esta decisión. Así se evitaron enormes incrementos de los precios. El primer día, nuestros clientes estaban enfadados y no entendían nuestra posición,por lo que hemos perdido parte de nuestra buena reputación en general. Los precios han bajado mucho, tanto los agricultores como los comerciantes nacionales han sufrido grandes pérdidas, pero ahora mismo todas esas dificultades han pasado. Estamos deseando que llegue la nueva temporada para volver a servir a nuestros socios sin ningún problema. Hoy por hoy, todos nuestros clientes entienden nuestra situación muy bien, así que no prevemos ningún problema de comercialización en la próxima campaña para Turquía”.

Algunos clientes quedaron muy decepcionados con los exportadores turcos de limón, al no conocer exactamente cuál era la situación. Arslan comprendía su decepción y, desde entonces, ha trabajado para recuperar la confianza de estos importantes clientes. “Hace tres semanas que el Gobierno nos permite volver a exportar limón, aunque hay límite de cantidades: 100 toneladas por empresa y, en total, solo 10.000 toneladas. Nuestros socios están muy enfadados y con razón, porque nosotros tenemos acuerdos, pero ellos a su vez tienen acuerdos con los mercados y demás. Pero les costó un tiempo darse cuenta de lo que en realidad pasaba en Turquía, y ahora saben que no tenemos ninguna culpa de esta prohibición. Aun con todo, sentimos mucho cómo han ido las cosas. En MDA haremos una nueva campaña comercial con nuestros socios con precios de coste al comienzo de la temporada para recuperarnos de la infamia que hemos tenido que pasar en los últimos meses”.

Arslan enfatiza que si la prohibición hubiese sido más corta, el resultado no habría cambiado, ya que los clientes tuvieron que buscar limones en otras partes mientras duró. “MDA ha exportado unas 8.000 toneladas esta temporada de septiembre a finales de marzo. Tuvimos que cerrar antes la temporada por las medidas tomadas ante la COVID-19. Los limones suponen un 60% de nuestro volumen total de exportación, por tanto, la prohibición a las exportaciones de limón ha afectado gravemente a nuestra empresa. Nuestra capacidad mengua mucho en comparación con temporadas previas, pero esperamos solucionar todos estos problemas la temporada que viene. Al mismo tiempo, la demanda no es lo bastante buena, porque Argentina y Sudáfrica ya han comenzado su temporada. La temporada pasada tuvimos más demanda de los Balcanes y Europa del Este, pero esta campaña la prohibición también ha supuesto que las empresas hayan tenido que buscar limones en otros países. Aunque el Gobierno nos hubiese permitido exportar enseguida, nada habría cambiado de manera positiva. En abril ya habíamos perdido los mercados”, concluye”.

Fuente: freshplaza.es

2020-06-30T17:12:55+00:00