El Gobierno ha anunciado que en las próximas semanas culminará la reforma del sistema español de control fronterizo, lo que permitirá agilizar y mejorar la eficacia de los controles aduaneros en procesos de importación y exportación, así como unificar los servicios de inspección sanitaria y fitosanitaria en frontera.

Así lo ha anunciado este martes el ministro de Política Territorial, Ángel Víctor Torres, en una comparecencia ante los medios en la clausura de las primeras jornadas sobre controles en el tráfico internacional de mercancías, celebradas en el puerto de Algeciras (Cádiz).

Torres ha recordado que el Ministerio de Política Territorial asume desde 2006 la coordinación de esta labor, en la que participan también los ministerios de Hacienda, Transporte, Economía, Sanidad y Agricultura, por lo que ha apelado a que la reforma del sistema, «de la mano de la digitalización y de todas las herramientas a nuestro alcance», permita «mejorar en esa respuesta fitosanitaria fundamental».

El ministro ha apuntado a que esta reforma dará respuesta «a una histórica demanda para evitar duplicidades y trámites que demoren de manera no justificada el proceso de entrada y salida de los productos», algo «fundamental en los alimentos perecederos».

Además, ha asegurado que la reforma permitirá a España «equipararse también al resto de países de nuestro entorno».

Otra de las ventajas que ha destacado es que la agilización de estos servicios reducirá los costes de exportación e importación, lo que “quedará reflejado en el precio final que paga el consumidor”.

Las jornadas han servido de foro para que representantes de las autoridades portuarias, transitarios, asociaciones de distribuidores y representantes de empresas exportadoras del sector agroalimentario analicen el funcionamiento de los servicios de Sanidad Exterior.

En la clausura de las jornadas ha participado también el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, quien ha calificado el comercio internacional de productos agroalimentarios como «estratégico para la economía española», al subrayar que España es el cuarto exportador europeo y séptimo mundial, con unas ventas al exterior que generaron entre mayo de 2023 y abril de 2024 (último dato disponible) 71.700 millones de euros, con un saldo positivo de 17.000 millones de euros.

Por ello, ha subrayado que el control sanitario y fitosanitario “es una prioridad para el Gobierno, ya que nos protege de la entrada de enfermedades y plagas que pueden afectar al sector”.

Ha abogado por reforzar la eficiencia de los servicios aduaneros y llevar a cabo la coordinación necesaria entre los ministerios para hacerla más eficaz.

«Es una tarea que nos permite abrir mercados en el resto del mundo de forma muy eficaz. Todos los productos españoles agrícolas y ganaderos, como nuestro aceite de oliva, vino, quesos, carne de porcino o vacuno están presentes en los mercados internacionales y es una parte fundamental muy ligada a los servicios aduaneros», ha remarcado.

También se ha referido al papel que juega este sector en un contexto como el actual, amenazado por el cambio climático y los conflictos armados en Ucrania y Gaza y ha señalado que «desde los servicios aduaneros de importación y exportación, estamos garantizando no sólo el abastecimiento de la población española y europea, sino que a muchos ciudadanos del mundo puedan llegarle nuestros productos agroalimentarios, que tan importantes son».

El Ministerio de Política Territorial y Memoria Democrática ha anunciado que estas jornadas técnicas se organizarán de forma anual «para disponer siempre de este espacio de diálogo entre entidades, organismos y operadores, tanto públicos como privados, que intervienen en el tráfico internacional de mercancías».

 

Fuente: efeagro.com