Castellón lidera el aumento de aforo citrícola con un 37% más que la anterior campaña

La campaña citrícola recién iniciada cuenta con unas buenas previsiones de demanda y también de producción. La Conselleria de Agricultura acaba de publicar la previsión de la cosecha de cítricos en la Comunidad Valenciana para la campaña 2020-2021 y se confirma el dato que avanzó este periódico a principios de agosto: el aforo citrícola de la Comunidad Valenciana crece a dos dígitos, Castellón es la provincia que lidera el repunte de producción pero, con todo, estamos en una campaña que se puede considerar normal en cuanto a volumen de fruta se refiere.

Por tanto, con estos ingredientes, el secretario general de La Unió de Llauradors i Ramaders, Carles Peris, estima que los precios de la fruta se mantendrán al alzaa pesar del repunte de aforo porque, además, la demanda está un 20% por encima que el año pasado debido a la pandemia del coronavirus, ya que se asocia el consumo de cítricos a la prevención de enfermedades.

La Conselleria de Agricultura prevé una cosecha citrícola un 37% superior a la de la campaña pasada en la provincia de Castellón, con un total de 767.513 toneladas, aunque un 6,9% menor a la de hace dos campañas debido fundamentalmente a la vecería o alternancia del cultivo, es decir el fenómeno por el que los árboles alternan fuertes cosechas con años de poca o ninguna cosecha. El documento de Conselleria matiza que el elevado repunte de producción citrícola en las comarcas castellonenses se da tras un aforo «muy bajo» en la campaña anterior, sobre todo en el grupo de las mandarinas, «que constituye en esta provincia el 80% de la producción», con la clemenules a la cabeza.

Así, dentro del grupo de mandarinas, se espera un incremento significativo en la producción de la clementinas de media temporada, sobre todo de clemenules, si bien, la producción será un 7,1% menor que la de la campaña 2018-2019.

Por su parte, en Castellón se prevé también una mayor producción de naranja dulce (9.015 toneladas más) al incrementarse la producción de casi todas las variedades.

Por su parte, en el conjunto de la Comunidad Valenciana, las primeras estimaciones realizadas por la Conselleria para la campaña 2020-2021 reflejan unas previsiones de cosecha de cítricos de 3.482.883 toneladas, es decir un 13,5% más que la campaña anterior.

De este modo, se estima que durante esta campaña se producirán cerca de 415.366 toneladas de cítricos más que en la precedente (+13,5%), pero 568.651 toneladas menos que la de hace dos, una de las cosechas más altas de los últimos 30 años de la Comunidad.

Con todo, desde la Conselleria reconocen que «en principio se esperaba una cosecha mayor, ya que la floración fue, en general, muy abundante, aunque algo irregular». Pero «las lluvias acontecidas en la mitad de marzo y el mes de abril pudrieron mucha flor y las variaciones de temperaturas que se dio en la fase de cuajado favorecieron la porgà (caída de la fruta) rebajando las expectativas iniciales, pese a los tratamientos realizados.

En el documento de Conselleria también se subraya que «se ha producido una generalización de los tratamientos para controlar los ataques de cotonet de les Valls (Delotococcus aberiae), plaga que se está extendiendo y que puede producir la depreciación de la fruta en las parcelas afectadas». Esta plaga está incidiendo en mayor medida al cultivo en la zona de la Plana Alta y la Plana Baixa, en Castellón, aunque también se ha constatado su presencia en el resto de la Comunidad.

Fuente: elmundo.es

2020-10-06T12:42:52+00:00