Unos 200 contendores de fruta de América Latina continúan retenidos en el Puerto de Algeciras

Entre 180 y 200 contenedores aproximadamente con piñas, yuca y chayote de Costa Rica y Colombia permanecen retenidos en el Puerto de Algeciras, en el sur de España, debido a cambios en la forma en que se están aplicando las normativas sanitarias de la UE como el reglamento 1333-2008 del Parlamento Europeo sobre aditivos alimentarios.

La Comisión Europea solicitó un refuerzo en los controles a estos productos para verificar que efectivamente cumplen con la normativa de la Unión Europea, estableciendo nuevos procedimientos, pero la estricta interpretación de las normas de la UE que regulan los recubrimientos de frutas por parte del Departamento de Sanidad Exterior de Algeciras había provocado el rechazo de muchos contenedores, que ha derivado en una situación caótica en el puerto en la logística de la cadena de frío.

«De la noche a la mañana empezaron a exigirnos que se indique si los productos llevan o no algún aditivo y las fichas técnicas correspondientes», cuenta Luis Ramos, de la agencia aduanera y operadora logística Partida Logistics. «Lo primero que hicimos fue informar a nuestros clientes exportadores e importadores de la situación, pero no nos llegó ninguna instrucción sobre qué documentación presentar ni cómo proceder para solucionar esta situación», añade.

Se trata sobre todo de algún tipo de parafina en yuca y de ceras protectoras en piñas no autorizadas por la CE. «Nos quedamos perplejos ante esta situación porque estamos hablando de empresas centro y sudamericanas que llevan muchos años exportando estos productos a la UE».

Para no incumplir con el reglamento 1333-2008 se solicitó una moratoria para poder informar a los clientes y conocer qué documentación se debe añadir o qué hacer para solucionar el problema. «A los pocos días, el subdirector general de Sanidad Exterior presentó una propuesta de moratoria de dos meses que parece ser que la Comisión Europea no ha aceptado. Ante la ignorancia de los inspectores sanitarios, no estaban aprobadas dichas substancias al no estar registradas en la Unión Europea y por tanto se ha procedido a rechazar la entrada de los contenedores. Esto, sin explicación alguna de si son productos que afectan a la salud pública o cualquier otra indicación»

Esta incertidumbre está llevando a que muchos de estos contenedores se vayan da desviar a otros puertos europeos, especialmente al puerto de Rotterdam, mientras que la mercancía de otros contenedores está siendo destruida.

«En el escrito de del Departamento de Sanidad Exterior nos indican qué documentos debemos presentar con la salvedad del requerimiento del inspector. ¿Cómo se puede aplicar un reglamento a un requerimiento de un inspector? Esto es una incongruencia. Además, esta normativa debería ser aplicada de igual manera a cualquier puerto de la Comunidad Europea y con las instrucciones claras», continúa el profesional.

«Los exportadores e importadores están viviendo una situación fuera de lo normal en Algeciras. Estamos en contacto continuo con ellos para informarles de las pocas noticias que llegan al respecto. Esta situación se podría haber solucionado antes. Se está haciendo mucho daño al sector y a la imagen del Puerto de Algeciras, que había logrado ser una entrada preferente a Europa para las frutas y hortalizas de América Latina».

 

Fuente: freshplaza.es

2021-06-23T17:04:06-03:00