La producción de mandarinas sigue cayendo en Japón por la escasez de mano de obra y la reducción del consumo

La producción de mandarinas en Japón sigue cayendo como consecuencia de la escasez de mano de obra y la reducción del consumo. Se prevé que los problemas de transporte y el aumento de los precios reduzcan el consumo de naranjas y pomelos, en su mayoría importados. FAS/Tokio prevé que la reanudación de la actividad de hoteles y restaurantes tras los estados de emergencia relacionados con la COVID 2020-2021 impulsará la recuperación de la demanda japonesa de limones frescos.

La producción nacional de mandarinas de Japón consiste principalmente de mandarinas Satsuma, también conocidas como unshu mikan o naranja unshu. Tras alcanzar una producción máxima de 3,7 millones de toneladas, con la correspondiente caída de precios en 1975, la producción japonesa de unshu de Japón ha ido disminuyendo de forma constante de acuerdo con los planes de producción del Ministerio de Agricultura, Silvicultura y Pesca de Japón (MAFF).

La temporada de mandarina en Japón se desarrolla generalmente entre octubre y mayo, mientras que la producción de unshu tiene lugar principalmente entre octubre y febrero, seguida de las variedades no unshu. Según las estadísticas del MAFF, cinco prefecturas occidentales (Wakayama, Ehime, Shizuoka, Kumamoto y Nagasaki) producen casi el 70% de la unshu de Japón.

Haga clic aquí para leer el informe completo (en inglés).

 

Fuente: apps.fas.usda.gov

2021-12-27T14:51:49-03:00