Las lluvias torrenciales retrasan la cosecha de limón en Sudáfrica

Las lluvias torrenciales en el norte han retrasado la cosecha de limón en Letsitele, Hoedspruit, Onderberg y Schoemanskloof, al oeste de Nelspruit, que, al parecer, es uno de los lugares más afectados por las inundaciones.

El pasado fin de semana, algunas fincas del noreste de Mpumalanga recibieron casi 400 mm de lluvia debido a una fuerte DANA que ha planeado sobre Sudáfrica. En algunas fincas de Mpumalanga Lowveld los valores de lluvia alcanzados han sido los más altos de los últimos cincuenta años, y en la región se han producido desprendimientos, se han inundado carreteras y se han dañado puentes.

Según el Servicio Meteorológico de Sudáfrica, grandes partes del noreste del país han recibido entre 200 y 400 mm de lluvia en las dos primeras semanas de febrero.

 

Daños en las infraestructuras de bombeo

El Servicio Meteorológico de Sudáfrica había alertado al país de la llegada inminente de lluvias torrenciales. En algunos casos, los agricultores pudieron retirar sus bombas de los ríos antes de las inundaciones.

Hacia la frontera con Mozambique y hacia el norte, en algunas zonas cayeron 400 mm de agua en ese periodo y se han dado partes de daños a bombas y estaciones de bombeo en fincas frutícolas del sur de Mozambique.

 

Tras el diluvio del fin de semana han continuado cayendo pequeñas cantidades de lluvia, pero con lo saturado que está el suelo, cualquier cantidad de lluvia por pequeña que sea empeora la situación.

Por el lado bueno, los agricultores pueden disminuir el riego –o sea, el uso de electricidad– por el momento; los cortes diarios del suministro eléctrico habían convertido el riego diario en un ejercicio pesado.

Además, algunos productores de limones tempranos, al parecer, habían tenido problemas de calibre que, con suerte, ahora se verán resueltos con la lluvia.

 

No hay garantía de plena cosecha en las zonas de lluvias estivales

Los productores han aplazado la cosecha de limón por el alto riesgo de oleocelosis y, por el momento, no pueden acceder a las plantaciones a pulverizar.

«Tenemos un montón de tractores atrapados en nuestros huertos cuando llueve así, pero estamos acostumbrados», dice un productor de cítricos de Letsitele. En la zona ha resultado dañado un canal de riego que repararán los propios productores.

Otro productor de Nelspruit señala: «Hay que saber que, una vez cada cinco o diez años vas a tener problemas con la cosecha. Forma parte del riesgo de plantar limones en una zona de precipitaciones estivales; nadie te garantiza que vayas a poder recolectar todo el cultivo cada año».

Un comerciante comenta: «Se supone que ya tendríamos que haber empezado con los limones hace un mes, pero la lluvia no nos deja entrar en los campos».

No todo el  mundo lleva retraso; hay productores que ya han finalizado su primera cosecha de limón y ya planean la segunda pasada de los huertos a principios del próximo mes.

La interrupción de la cosecha de limón es un fastidio: el mercado de Oriente Medio ha estado receptivo a los limones sudafricanos frescos, que, como se ha informado a FreshPlaza, eclipsan a la competencia tardía que sigue en el mercado.

«Espero que se produzca una burbuja en el mercado ahora que Sudáfrica no puede envasar limones», según una fuente del sector citrícola. «Al parecer, los limones egipcios son pequeños. El mercado está esperando la nueva temporada de limones sudafricanos».

 

Fuente: freshplaza.es

2023-02-22T13:46:26-03:00