“Este año apenas se notará el choque entre las campañas de cítricos de los dos hemisferios”

En pocos días empezará a crecer la disponibilidad de mandarinas y clementinas españolas, que este año vienen algo más temprano y con mayores volúmenes. La comercialización en fresco de las variedades de la familia Satsuma, las primeras en recolectarse, tiende a bajar cada año. Su cultivo se sustenta gracias al mercado británico y a la industria de transformación. Este año se espera que el choque entre las campañas de los dos hemisferios sea mínimo, ya que la demanda por el efecto del coronavirus ha aumentado de forma significativa y apenas hay stocks del hemisferio sur.

“Confiamos en empezar la nueva campaña de cítricos entre el 15 y el 16 de septiembre con las variedades tempranas típicas de esta época, como son Okitsu, Clausellina, etc. Se prevé arrancar con las primeras clementinas extratempranas unos 10 días después”, cuenta Javier Usó, gerente de la empresa castellonense Frutinter. “Todo parece indicar que la cosecha viene en tiempo normal o tal vez algo adelantada para las mandarinas, aunque no así en el grupo de las naranjas, que vienen en sus fechas habituales”, añade.

La disponibilidad de producto será mayor este año, sobre todo en las variedades de clementina de media estación, que sufrieron una caída importante en volumen la campaña pasada. “En el grupo de las mandarinas, las variedades tempranas presentan un volumen de cosecha normal y de buena calidad en cuanto a calibres y apariencia externa. Ello nos hace pensar que los rendimientos por hectárea serán buenos. Por tanto, es casi seguro que vamos a tener mayor cosecha que la campaña pasada. Tal vez en las variedades tempranas la diferencia no sea tan notoria como en las variedades centrales de la temporada, donde sí se espera un fuerte aumento de la cosecha”, indica Javier Usó.

Las mandarinas tipo Satsuma son las primeras en recolectarse. De acuerdo con el gerente de Frutinter, estas variedades para consumo en fresco han sufrido la fuerte competencia de las diversas variedades del grupo de las clementinas y que, en general, gustan más al consumidor.

“La producción actual de las Satsumas se mantiene gracias a la variedad extratemprana Satsuma Okitsu y al hecho de que el consumidor británico sigue apreciando las variedades de la familia de las Satsumas, sin olvidar, por supuesto, que estas variedades son óptimas para su uso en la industria de transformación, como por ejemplo, la elaboración de botes de mandarina en gajos, entre otros. Por tanto, la tendencia en la producción de Satsumas en los últimos años es a disminuir”.

Frutinter maneja únicamente la Satsuma extratemprana Okitsu, la cual comercializa en el mercado nacional, sobre todo en Barcelona y otras ciudades del norte de España, así como en Madrid. “Lo curioso es que se comercializa sin desverdizar, es decir, tal cual llega del árbol, se lava, calibra y encera. Hemos conseguido convencer al consumidor de que la fruta está igual de buena a nivel organoléptico o incluso mejor que la que se desverdiza. A cambio, ofrecemos un producto muy fresco en los lineales de las tiendas, con las ventajas que ello supone”, indica Javier Usó.

La empresa importa también cítricos en periodo de contraestación. Las primeras Satsumas y clementinas tempranas convivirán con las mandarinas tardías del hemisferio sur.

“Los clientes demandan cítricos los 365 días del año, y llega un momento en el que la cosecha nacional se acaba y hay que recurrir a otros orígenes para continuar con el suministro. El consumidor español, y por ende el europeo, lo que quiere es –por sentido común– la mejor mandarina posible al mejor precio posible, y no le afecta el origen del producto. En un entorno tan globalizado en el que se desarrolla el mundo, hay que tener claro que las mandarinas tardías del hemisferio sur, de las cuales cada año llegan más, son y van a ser una fuerte competencia de nuestras mandarinas tempranas, ya que coinciden en el tiempo y –muy importante– tienen también mucha calidad (a veces más que nuestras mandarinas tempranas). Solo la relación calidad-precio hará que el consumidor se decante por unas o por otras. No obstante, es verdad que, en el caso de las Satsumas, creo que los mercados fieles a la variedad lo seguirán siendo, ya que no existe un producto como tal en estas fechas que provenga del hemisferio sur”.

Según Javier Usó, el choque entre las campañas de los dos hemisferios prácticamente no se notará este año, por dos razones. “Una es el efecto de la COVID-19, que ha provocado un aumento del consumo per cápita de cítricos en Europa. Por otra parte, por el hecho de que este año el hemisferio sur ha tenido mucha menos cosecha exportable y puesto que empezó a exportar antes –unas 4 semanas de anticipo, dada la poca cosecha nacional de naranjas tardías–, se ha llegado a que no haya stocks de cítricos en la actualidad en Europa, lo cual hará que la demanda de cítricos españoles al comienzo sea fuerte y con buenos niveles de precios”.

Fuente: freshplaza.es

2020-09-09T22:01:11+00:00