El sector de los cítricos frente a la enfermedad del dragón amarillo

El huanglongbing (HLB), o enfermedad del dragón amarillo, es una enfermedad bacteriana mortal de los cítricos. El HLB, ya presente en casi todas las regiones productoras, amenaza ahora la zona mediterránea con la llegada de su insecto vector, el psílido. Ante el impacto en la producción y el consiguiente aumento de los precios, el CIRAD trabaja con sus socios para desarrollar estrategias de gestión integrada de plagas en el marco de varios proyectos, entre ellos Tropicsafe. Este proyecto, financiado por el programa Horizonte 2020 de la Unión Europea, acaba de finalizar.

Originario del sudeste asiático, el HLB se extendió rápidamente al Caribe y a Sudamérica en los años 2000. La cuenca mediterránea, principal zona de producción de pequeños cítricos, naranjas y limones, también teme la introducción de la bacteria porque, aunque todavía no se ha detectado la enfermedad en la región, el psílido (insecto vector del HLB) ya está presente (véanse las zonas donde están presentes la enfermedad o el psílido).

Guadalupe a la vanguardia de las soluciones varietales

La producción de cítricos en Guadalupe, estimada en unas 6.000 toneladas en 2005, se redujo un 60% en pocos años tras la detección del HLB en la isla. La rápida propagación de la enfermedad, su carácter agresivo y la falta de medios para controlarla obligaron a varios citricultores a abandonar el sector en favor de otras especies frutales. Como consecuencia, las importaciones de cítricos en Guadalupe entre 2010 y 2020 se han multiplicado por seis.

De los más de 400 análisis realizados en la isla a partir de 2012 en el marco del proyecto Tropicsafe, el 60% de los árboles analizados estaban infectados por el HLB. Para Raphaël Morillon, fisiólogo molecular y director del proyecto del CIRAD, ya no basta con contener la enfermedad: «Hoy en día, el único método realmente eficaz es arrancar los árboles enfermos y sustituirlos por plantas sanas certificadas, y luego tratarlos con insecticidas para evitar que el psílido vuelva a aparecer. Esto es lo que está haciendo Brasil. Sin embargo, es un método con una elevada huella ecológica y poco sostenible. En Guadalupe, el CIRAD ha recurrido a otras soluciones, combinando nuevas variedades más tolerantes a las enfermedades con nuevos sistemas de cultivo agroecológicos».

Variedades replantadas en agricultura sostenible o ecológica

Con sus socios, en el marco de diversos proyectos, el CIRAD ha analizado en el campo, en Guadalupe, portainjertos y nuevas variedades de lima, mandarina, pomelo y naranja para evaluar su tolerancia a la enfermedad. Con estas variedades, estamos probando diferentes tipos de itinerarios técnicos», continúa Raphaël Morillon. Una en la agricultura sostenible, más económica en cuanto a insumos y sin pesticidas, y la otra en la agricultura ecológica. Nuestros resultados demuestran que la combinación de este innovador material vegetal y las prácticas de cultivo adaptadas pueden mantener los árboles vivos y dando frutos durante al menos siete años».

Actualmente, alrededor del 10% de la superficie originalmente dedicada al cultivo de cítricos en Guadalupe se está replantando con material vegetal certificado y sano. Se están realizando ensayos a mayor escala con varios agricultores. «Pero queda mucho trabajo por hacer para apoyar a los agricultores en el cultivo de estas variedades, sobre todo en lo que respecta al riego y la fertilización, con el fin de recuperar un nivel de producción satisfactorio».

¿Hacia nuevas variedades resistentes gracias al dedo lima?

El siguiente paso es desarrollar variedades resistentes. Una de las esperanzas de los científicos reside en el uso de ciertas especies de cítricos de Oceanía, como el dedo lima, que es estrictamente resistente a la enfermedad. «Intentamos crear variedades y portainjertos totalmente resistentes al HLB, hibridando estos cítricos resistentes con portainjertos o cultivares tradicionales, como naranjos, mandarinos, limoneros y pomelos. Para identificar estos genes de resistencia en los progenitores de las futuras variedades, estamos explorando la gran diversidad genética de los cítricos», explica Patrick Ollitrault, genetista y responsable del CIRAD en el proyecto Horizonte 2020 Pre-HLB, en cuyo marco se realizan estos trabajos. El objetivo de Pre-HLB es, por tanto, desarrollar este tipo de solución varietal para gestionar la enfermedad a largo plazo, limitando al mismo tiempo los riesgos de introducción y propagación de la enfermedad en los campos de cítricos europeos. Se está incrementando la vigilancia.

Fuente: freshplaza.es

2022-04-18T11:40:07-03:00