El limón argentino continúa conquistando al mundo

El limón se afirma como un producto exitoso, que pudo avanzar en un mundo cambiante y lleno de desafíos. Mientras que muchos negocios no pudieron resistir las sucesivas crisis argentinas, el del limón continúo creciendo. La campaña exportadora 2018 cierra con buenos números y con la satisfacción de haber conquistado o reconquistado mercados como el de los EEUU, Méjico, Brasil y Japón.

La campaña exportadora 2018 se suma a los éxitos que está teniendo la industria tucumana. En los últimos 30 años el limón demostró ser uno de los productos más exitosos de Argentina.
Coincidieron varios factores para este logro: condiciones agroclimáticas favorables, una alta productividad, excelente calidad obtenida, balance entre industria y fresco, aumento mundial de la demanda por el fresco y los productos industriales, precios internacionales atractivos. Pero también hay que señalar que el sector supo aprovechar estas ventajas y trabaja en conjunto para anticiparse a los desafíos y adversidades. Ejemplo de esto son las acciones conjuntas realizadas, como ordenar los embarques ó imponer una marca global como es la de All Lemon. Supieron cooperar con el sector público, tanto provincial, como nacional y exigir los ajustes que requería el sector. Gracias a esto lograron enfrentarse y superar las adversidades. Y de estas hubo muchas, desde las climáticas (heladas inusuales para Tucumán), fitosanitarias (cancrosis, mancha negra) hasta las macroeconómicas. En el mercado surgieron productos sustitutos, así como competidores. Ni hablar de los constantes desafíos que plantea la economía argentina con sus sucesivas crisis, fluctuaciones de la relación cambiara, presión impositiva y elevada inflación. Muchos productos tan prometedores como el limón no lograron superar estos obstáculos y su negocio se achicó o desapareció.

Temporada 2018

La situación inicial se presentó favorable. Luego de un año con menor producción se esperaba una recuperación para acercarse nuevamente al potencial productivo. Por el otro lado la situación en los mercados se mostraba promisoria. Los productores del norte habían sufrido mermas, habiendo una menor disponibilidad que lo normal. Pero el hecho que más entusiasmó al sector fue el reingreso al mercado de los EEUU. 16 años de lucha, durante la cual muchos perdieron la esperanza, le dieron una nota especial a este hecho. Fue un logro político, con mucha resonancia haciéndose conocer la importancia del sector a nivel nacional e internacional. Desde el punto de vista comercial, la exportación a los EEUU es por ahora acotada y de poca incidencia sobre el conjunto. El reingreso a los EEUU puso en segundo plano a las aperturas de otros mercados que se han logrado en los últimos dos años y que no son menos importantes. Así se logró ingresar a Brasil y Méjico, se está cerrando el trato con Colombia y se renegoció las condiciones de acceso a Japón.

Como suele suceder, durante la evolución de la campaña surgieron algunos percances. Cuando estaba todo listo para cosechar y preparar los primeros envíos a los EEUU, empezó a llover. Abril y mayo se mostro muy lluvioso, por lo cual el inicio de cosecha se retrasó. Esto determinó que en las primeras semanas se exportó menos que en años previos. Luego el invierno se mostró frio y seco, por lo cual se logró avanzar sin mayores inconvenientes y recuperar parcialmente las exportaciones.

Exportaciones 2018

A fines de agosto la campaña estaba prácticamente finalizada. Hasta esa fecha el INDEC registró una exportación de 270.000 toneladas. Esto es un valor intermedio al de los dos últimos años, un 7% superior al 2017 (hasta misma fecha 257.000 tons), pero sin alcanzar al 2016, ubicándose un 4% por debajo de este (277.000 tons).

El nivel alcanzado se ubica dentro del rango superior de los últimos 10 años, en los cuales las exportaciones de limón se ubicaron entre los 240-280.000 tons. Solo el 2014 y 2015 fueron una excepción, en la cual adversidades climáticas diezmaron la producción y la exportación cayó por debajo de las 180.000 tons.

Unión Europea: sigue siendo por lejos nuestro principal destino. La evolución de este mercado determina el éxito o no de la campaña. Tradicionalmente el 70-75% de nuestros envíos finalizan en el viejo continente. La actual campaña tampoco fue excepción. Se enviaron 188.000 toneladas, valor que se ubica entremedio de los dos últimos años.

En Europa la campaña evolucionó favorablemente con buenos precios, superiores al 2017, aunque sin alcanzar los del 2016. Lo que favoreció la campaña fue la merma en la producción del limón de verano de España, los menores envíos argentinos a lo esperado y un verano europeo muy caluroso que incentivó al consumo de limón.

Europa del Este: tradicionalmente segundo destino. Pero este año los precios pagados no fueron tan atractivos, por lo cual se priorizaron otros destinos. En total se enviaron 53.000 toneladas, volumen levemente inferior al de los dos años previos.

Destinos Menores

Canadá: es un mercado muy firme, que en los últimos 3 años compró alrededor de 10.000 toneladas de limón argentino. Por ahora es el principal destino secundario.

EEUU: como ya se detalló más arriba, la campaña se inició con grandes expectativas, ya que significaba el reingreso a este mercado luego de 16 años de lucha. Desde ya las exigencias fueron elevadas y significó adaptar todo el proceso productivo. Los productores tuvieron que iniciarse en estos cambios un año antes. La idea era ingresar en el mercado en forma pausada para poder cumplir con todo lo exigido, conocer con mayor detalle al mercado y armar lazos comerciales con importadores y minoristas. Se programó una exportación de alrededor de 15.000 toneladas. Pero no se pudo cumplir con lo propuesto. Las lluvias al principio de la campaña retrasaron los primeros envíos. Luego un invierno frío con algunas heladas, provocó un rápido viraje del color. Esto limitó al volumen a enviar, dado que solo se puede enviar limones de color verde a verde plateado. Por lo cual los embarques a EEUU se concentran en las primeras semanas. Finalmente la campaña terminó con un total de 8.000 toneladas (según INDEC). A pesar de las dificultades surgidas, los productores y exportadores quedaron conformes con la campaña y esperan poder ampliarla el
año próximo.

Méjico: el año pasado se logró la apertura de este mercado el cual se muestra promisorio. En el 2017 solo se realizó un envío prueba de 22 toneladas. Pero este año la situación se mostró bastante favorable y se enviaron según INDEC 990 toneladas.

Brasil: otro mercado cuya apertura se logró el año pasado. En el 2017 se enviaron 195 toneladas. Este año el INDEC identifica 129 toneladas.

Asia: es la región en la que más le cuesta avanzar a los exportadores argentinos. La realidad es que no se está avanzando nada, más bien retrocediendo. De las 10.000-13.000 toneladas exportadas hace unos años, en la actual campaña apenas se llegó a las 4.200 toneladas. Varios problemas complican el comercio con el Lejano y Cercano Oriente. Principalmente está la fuerte competencia con Sudáfrica, que arriba a esta región con mejores condiciones comerciales y logísticas, quitándole competitividad al limón argentino. Por otro lado los exportadores argentinos priorizaron otros mercados, más fáciles de acceder y con mejores retornos económicos.

Japón: desde el 2003 Argentina puede enviar limones a Japón. Pero el protocolo era muy exigente, en especial con el tratamiento en frío. Durante el 2003 al 2007 los exportadores argentinos enviaron limones a Japón tratando de perfeccionar el sistema. Pero a pesar el tratamiento en frío afectaba demasiado la calidad de los limones. A esto se sumó un costo de todo el procedimiento muy elevado, dificultades logísticas y precios en destino demasiado bajo para justificar el movimiento. Los resultados de dicha exportación fueron negativos. Esto llevó a que a partir del 2008 se dejara el negocio con Japón. En los últimos 3 años se renegoció al protocolo, flexibilizándose el tratamiento en frío. Gracias a esto los exportadores argentinos volvieron a entusiasmarse y en las últimas semanas salió un embarque prueba. Si esté es exitoso, probablemente a partir del año que viene volverá a enviarse limones a Japón.

Confidencial: la nueva política de difusión del INDEC no permite detallar los destinos cuando hay menos de 3 exportadores, dado que atenta contra el secreto comercial. Esto afecta a la información que puede manejar el sector, dado que no permite hacer un buen seguimiento, principalmente a los destinos menores.

No podemos asignar a ningún destino las 9.000 toneladas declaradas como confidenciales. Es muy probable que algunos mercados pequeños, como es Brasil, Méjico o Japón, estén incluidos en este rubro; por lo cual las exportaciones totales fueron mayores a lo que indicamos.

Fuente: Topinfo

2018-10-11T11:02:59+00:00