Resumen de la temporada de peras y manzanas en Argentina

En la reciente temporada las condiciones fueron buenas en cuanto al clima, que permitió una buena floración en las fechas normales para la región del Alto Valle, donde la acumulación de frío fue lenta y las temperaturas óptimas. A final de temporada se produjo un leve retraso en la floración de las peras debido a un periodo fresco que detuvo su desarrollo. Está publicado por el Mercado Central en Argentina, CMCBA, en su boletín.
Por otro lado, en las variedades de manzana, que suelen tener un inicio de floración una semana después de las peras, este periodo frío no produjo un retraso y sus fechas de floración quedaron prácticamente como de costumbre. La temporada se inició con fechas normales para la zona, después de que las 3 últimas temporadas se produjeran floraciones tempranas y tardías.

Pera Williams

En el caso de esta fruta las condiciones térmicas fueron menos favorables y pudieron afectar el tamaño de los frutos, por eso quizás que se haya observado un retraso generalizado del inicio de la cosecha debido a los bajos calibres. En las primeras cosechas, se observaron daños en la piel de los frutos, además de roces y fricciones ocasionados por las condiciones climáticas de las primeras semanas de enero, con altas temperaturas, mayor deshidratación e inmadurez de los frutos. Dicha situación fue mejorando gradualmente en las semanas siguientes.

El retraso en la recolección tiene efectos en la conservación de la fruta. La principal limitación está determinada por las fechas de cosecha que se dividen en 3 fases: Del 23 al 28 de enero, donde se dan las condiciones óptimas para una conservación larga de la fruta; desde esta fecha hasta el 3 de febrero, en que las condiciones de conservación son más cortas; y del 3 de febrero en adelante, fecha en la que se considera que existe una baja aptitud de conservación o “despacho rápido”, es decir, de menos de 60 días.

En el caso de las cosechas tardías, entre los principales problemas asociados se encuentra la rápida pérdida de color verde en conservación como primera medida, ablandamiento y aparición de decaimiento interno. Estos problemas se pueden dar tanto en conservación frigorífica como en mercado.

Manzana Red Delicious

En algunas zonas también se detectaron problemas en las manzanas, debido a factores como el vigor de las yemas, acumulación de frío y calor y, sobre todo al periodo fresco y lluvioso que ocurrió después de la floración, con temperaturas medias inferiores a 12°C y precipitaciones que reducen la cantidad de polen y actividad de las abejas.

A estos factores climáticos se suman la reducción de la producción de plantas año por medio, lo que determinó mermas en la producción de manzanas, en especial en Red Delicious, que se calculan entre un 10 y 40% según los casos.

A partir de mediados de marzo, la variedad presentaba ya índices de madurez para considerar una menor capacidad de conservación, por lo que se recomendaba empezar a realizar segregación de lotes de acuerdo con estado de madurez y condición para atmósferas controlada de menor periodo de conservación.

Extender el periodo de conservación por encima de las posibilidades de la fruta puede determinar problemas de pérdida de firmeza de la fruta como ablandamiento, falta de crocantez, etc., además de problemas relacionados con amarronamiento, decaimiento interno de la pulpa y podredumbres.

Fuente: freshplaza.es

2018-05-31T14:25:42+00:00