Glifosato: el Parlamento quiere que este herbicida quede prohibido en 2022

Los países de la UE decidieron el 27 de noviembre renovar por cinco años el permiso de utilización del glifosato. El Parlamento cree que el herbicida debería quedar prohibido en 2022.

Los eurodiputados quieren una eliminación inmediata de este herbicida para uso no profesional y su eliminación gradual de aquí a 2022, cuando recomiendan que la prohibición sea total.

“Pedimos una eliminación hasta el año 2022 y una prohibición inmediata para uso no profesional”, explicó la socialdemócrata maltesa Miriam Dalli en una audiencia sobre la iniciativa ciudadana europea para prohibir el glifosato el 20 de noviembre.

“Me gustaría que la Comisión analice los efectos adversos del compuesto que no se evaluaron hasta ahora”, señaló por su parte el socialdemócrata checo Pavel Poc, uno de los miembros responsables de la cuestión en el Parlamento.

En 2016, la Comisión Europea propuso volver a autorizar el uso de glifosato en la UE durante los próximos 15 años. Debido a la reticencia de algunos países de la UE, se vio obligada a reducir este período primero a diez y luego a cinco años para lograr la mayoría necesaria entre los Estados miembros para apoyar la renovación.

Opinión ciudadana

En paralelo, una iniciativa ciudadana europea logró 1,3 millones de firmas para prohibir el glifosato y proteger a las personas y al medio ambiente de los plaguicidas tóxicos.

“El glifosato causa impactos ambientales desastrosos, está diseñado para matar plantas indiscriminadamente”, explicó la representante de los ciudadanos Franziska Achterberg en la audiencia del pasado 20 de noviembre en el Parlamento.

En marzo de 2015, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) clasificó el glifosato como probablemente carcinogénico para los humanos, una evaluación que no comparten la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA).

En opinión de Achterberg, la evaluación de la EFSA y la ECHA estas agencias de la UE se basó en gran medida en revisiones patrocinadas por la industria.

¿Es seguro el glifosato que produce Monsanto?

El glifosato es el herbicida más ampliamente utilizado en el mundo, sin embargo preocupa su impacto en la salud humana. Por este motivo, el Parlamento Europeo, en octubre de 2017, exigió una prohibición total de los herbicidas a base de glifosato para diciembre de 2022 y restricciones inmediatas sobre su uso no profesional.

Ante las acusaciones de que existían avales científicos dudosos sobre la seguridad de su principal herbicida, Monsanto fue invitada a explicarse en una audiencia organizada por las comisiones parlamentarias de Medio Ambiente y Agricultura el 11 de octubre.

Hay documentos que muestran claramente una historia de engaño por parte de Monsanto, asegura Carey Gillam, una periodista de investigación de “US Right to Know”, una ONG que se centra en asuntos relacionados con los sistemas alimentarios. Gillam sostiene que la compañía ha establecido redes de científicos estadounidenses y de la UE para manipular a los políticos y presionar en favor del glifosato bajo la apariencia de entidades independientes.

Los representantes de la compañía se negaron a comparecer ante los eurodiputados, con el argumento de que la audiencia no era “un foro apropiado” para abordar el tema. La Conferencia de Presidentes prohibió en consecuencia la presencia de lobistas de Monsanto en el Parlamento.

Los documentos de Monsanto, los correos electrónicos internos y los documentos que la empresa se vio obligada a revelar en los tribunales estadounidenses que investigan los vínculos entre el glifosato y el cáncer de sangre, habían puesto en duda la credibilidad de varios estudios patrocinados por Monsanto, afirmaron los eurodiputados en junio de 2017.

Los estudios formaron parte de las pruebas utilizadas por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y la Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos (ECHA) para evaluar la seguridad del glifosato.

En 2016, una compañía alemana de productos farmacéuticos y plaguicidas, Bayer ofreció 66.000 millones de dólares para comprar la estadounidense Monsanto. El acuerdo está ahora bajo el escrutinio de los abogados de la competencia de la Comisión. La fusión crearía el grupo más grande del mundo de plaguicidas y semillas en lo que ya es una industria muy concentrada a nivel mundial.

 

Fuente: europarl.europa.eu

2017-12-02T12:00:29+00:00
A %d blogueros les gusta esto: