El embajador Oris de Roa presentó sus credenciales a Trump

Sus prioridades serán ayudar a crear empleo y reducir la pobreza y el déficit; “vas a hacer un gran trabajo”, le auguró el mandatario

Fernando Oris de Roa ingresó al Salón Oval de la Casa Blanca y, apenas lo vio el presidente Donald Trump, lo recibió con un inequívoco saludo: “¡Mauricio!”, le dijo, en referencia a su par, Mauricio Macri. Después de una broma sobre las ventas de limones argentinos, que Trump destrabó, le dijo, mientras le palmeaba el brazo: “Vas a hacer un gran trabajo”.

Oris de Roa presentó ayer sus credenciales en la Casa Blanca, la última formalidad desde su llegada a Washington, la semana anterior, para abocarse de lleno a su nuevo rol al frente de la embajada de la Argentina. El flamante embajador pasó los primeros días poniéndose al día con el equipo de la representación argentina, al que elogió.

“Inequívocamente, el presidente Macri me ha dicho que sus prioridades son tres: la reducción de la pobreza, la creación de empleo y la reducción del déficit fiscal”, indicó el embajador. “Cualquier cosa que ayude a solucionar alguno de estos tres temas se convierte en una prioridad para mi gestión”, agregó.

Oris de Roa reconoció que una de las varas con las que se medirá su gestión son los avances que se logren en el vínculo comercial entre EE.UU. y la Argentina, que enfrenta fuertes desafíos ante el giro proteccionista que imprimió Trump. El gobierno norteamericano liberó las ventas de limones -un conflicto que Oris de Roa conoce muy bien-, pero elevó los aranceles a las compras de biodiésel. Aún no abre las ventas de carne y podría llegar a imponer restricciones a las compras de acero y aluminio. La embajada continuará negociando por el biodiésel, dijo, atento a la política que digiten el Ministerio de la Producción y la Cancillería, apuntó.

Ante este contexto, Oris de Roa se mostró optimista sobre la agenda comercial. Si bien expresó que existe una buena predisposición por parte del gobierno estadounidense -es “palpable”, dijo-, el embajador advirtió que “las cosas a lo mejor no suceden tan rápido como uno quiere”, y que aun cuando Washington muestre voluntad política, existen “estructuras” con las cuales la política también debe convivir.

“Tengo una expectativa altísima”, dijo el embajador. “En este momento las relaciones entre la Argentina y Estados Unidos están en muy buenas condiciones. Constantemente sale el comentario de que a los Estados Unidos le interesa que la Argentina sea un país que progrese y tenga éxito. La predisposición está, y no es poco”, agregó. “Las cosas a lo mejor no suceden tan rápido como uno quiere, pero también ahí va estar la habilidad de esta administración en la embajada”, explicó.

Fuente: lanacion.com.ar

2018-01-25T12:32:46+00:00