Cítricos España: Duro conflicto entre productores y gobierno

La Lonja de Cítricos de Valencia inició ayer su andadura de la peor forma posible esto es en medio de una trifulca de considerables dimensiones. El Gobierno excluye a las cooperativas y a la Unió de la dirección de la lonja citrícolaEl secretario general de la Unió de Llauradors-Coag Joan Brusca expresó a las puerta de la Cámara de Comercio de Valencia que sirve de sede al nuevo organismo su «más enérgica protesta por la discriminación» que a su juicio ha sufrido el sindicato agrario que lidera ya que ninguno de sus integrantes forma parte de los órganos de gobierno de la lonja de precios que acaba de crearse. Lo mismo sucede con las cooperativas. Tampoco ninguno de sus miembros ha sido incluido en la comisión que se encarga de gestionar el nuevo ente cuyos principales cargos de responsabilidad -un total de doce- han recaído en destacados dirigentes de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) y en representantes del comercio privado.
«La Unió ni ha sido informada ni ha participado en la composición de la lonja -lamentó Joan Brusca- y pensamos que una entidad de este tipo tiene que construirse desde la democracia y la participación». Para dejar bien patente su malestar los dirigentes de la Unió de Llauradors no acudieron al acto de constitución del nuevo organismo celebrado ayer en la Cámara de Comercio de Valencia ni a la posterior comida con la que se pretendía conmemorar la puesta en marcha de la lonja.
«Un descuido»
La reacción de las cooperativas que han quedado excluidas igualmente de la composición del ente no fue en absoluto tan airada como la de la Unió sino más bien parca y conciliadora. El presidente de la Federación de Cooperativas Agrarias de la Comunitat Valenciana (Fecoav) se limitó a comentar al respecto que «no pasa nada. La verdad es que nos parece un descuido que habrá tenido alguien y que espero que resuelvan en breve».
En esta tesitura las miradas de los afectados se dirigieron a tratar de dilucidar sobre quién o quiénes ha recaído la responsabilidad última de escoger la composición del equipo que va a regir el funcionamiento de la lonja. El promotor e ideólogo del proyecto planteado hace unos meses en plena crisis naranjera fue el Ministerio de Agricultura si bien la Generalitat se sumó pronto a una iniciativa en cuya gestación ha colaborado estrechamente. Ayer sin embargo todo el mundo optó por lanzar balones fuera a la hora de referirse a la polémica identidad de los miembros de la dirección de la lonja. Así el número dos del Ministerio de Agricultura Josep Puxeu tras afirmar que la composición de esos órganos de gobierno «no se hace en función de las organizaciones agrarias» sino a partir de la condición de comerciantes y productores sin tener en cuenta su representatividad política en el sector agrario remitió de inmediato el asunto al presidente de la Asociación Española de Lonjas y Mercados Joaquín Salvo a quien el propio Ministerio encargó la puesta en marcha de la nueva entidad.
Salvo intento quitar hierro al asunto asegurando que «aun quedan cinco plazas libres y las puertas están abiertas» al tiempo que subrayó que la lonja citrícola la integran persona a título individual bien como compradores bien como vendedores de agrios pero en ningún caso como representantes de organizaciones sectoriales. A pesar de la polémica suscitada Puxeu remató la cuestión diciendo que «mi idea es que la lonja sea plural y estén todos».

autor: Sergio Carbó Valencia

2017-11-01T18:41:36+00:00
A %d blogueros les gusta esto: