Bordet viaja a Europa para colocar cítricos y Macri los importa de España

El gobernador viaja a Alemania a una misión comercial con la que se pretenden colocar productos entrerrianos. Sin embargo, en los supermercados aparecieron cítricos de Europa que permite ingresar el gobierno de Macri.

La situación de la mayoría de las economías regionales argentinas es cada vez más preocupante. Productores de todas las ramas cuestionan la falta de posibilidades en el mercado internacional ante la oferta de otros países competidores, los altos costos impositivos y la falta de políticas claras de respaldo por parte del ministerio de Agroindustria, que hoy conduce el entrerriano Luis Miguel Etchevehere. Los productores han llegado a trasladar sus reclamos a la Plaza de Mayo en Buenos Aires, regalando frutas y verduras para visibilizar la falta de ganancias.

La situación de diversos productos entrerrianos no escapa a esa realidad. Hace tres días se llegó a un acuerdo entre el gobierno provincial y los arroceros para una baja del 20% en la factura eléctrica para el sector, cuyos altos valores lo llevaron a una crisis importante. Para ocuparse de otras dos economías regionales de Entre Ríos, el gobernador Gustavo Bordet emprende esta semana una misión comercial a la feria de frutas más grande del mundo en Alemania.

La provincia participará con un stand en la Fruit Logística 2018, en Berlín, en busca de consolidar la exportación de cítricos y arándanos a Europa. Empresarios de los sectores podrán tomar contacto con potenciales clientes para afianzar sus mercados y abrir otros nuevos. Además se realizarán exposiciones de las características productivas de Entre Ríos para atraer inversores.

“Estas dos actividades, citricultura y arándanos, generan en la región, que abarca los departamentos Federación, Chajarí, Concordia y una parte de Colón, 25.000 puestos de trabajo que tienen una dependencia directa con la actividad”, graficó Bordet.

Aumento de importaciones

Pero la cruzada del gobernador entrerriano choca de frente con algunas políticas del gobierno nacional de Mauricio Macri en cuanto a citricultura respecta. En los supermercados se ven naranjas importadas de España, una política que, si bien Cambiemos no implementó, contribuyó en gran medida a profundizar. En el primer semestre 2017 -en parte por los factores climáticos que afectaron la producción en el N.E.A.- se importaron desde España 2.214 toneladas de naranjas, 1.600 toneladas de limones y 98 toneladas de mandarinas.

En el primer semestre del año anterior, 2016, a su vez, la importación de naranjas españolas y mexicanas llegó a las 3542 toneladas, cuando en el mismo período del 2015 no se registraron compras al exterior. En otro caso, el de la mandarina, fueron 45 toneladas desde Uruguay, una operación que tampoco se había registrado durante el mismo período de 2015.

Facilidades para el importador

Un factor clave para explicar la suba de importaciones es que los alimentos dejaron de contar con la protección paraarancelaria que brindaban las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI) . Ahora están bajo el sistema de licencias automáticas de importación, cuyo trámite tiene luz verde en 48 horas.

A los productores de las economías regionales incluso les es difícil sostenerse en el mercado interno: llegar con un kilo de naranjas al Mercado Central les cuesta entre 6,50 y 6,70 pesos y reciben entre 120 y 150 pesos por un cajón de 20 kilos. “Si ya es difícil acá, exportar lo es más”, explicó a La Nación el titular de la Federación del Citrus de Entre Ríos, Ariel Borgo, y precisó que “pasamos de vender al exterior el 20% de la producción de nuestras 350.000 hectáreas, al 10%”.

“No podemos hacer frente a competidores directos como Sudáfrica, Perú y Uruguay”, advirtió el productor. La mitad de la producción entrerriana es de naranjas, 45% de mandarinas y el resto, de pomelos y limones; el 25% se destina a la industria y el 65% va al mercado interno

De la redacción de INFORME DIGITAL

Fuente: fecier.org.ar

2018-02-05T18:34:23+00:00